Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Mundo

Caos, insomnio, llamadas frenéticas: PDVSA lucha por sobrevivir

Los empleados trabajan 24 horas y están llamando a docenas de operadores, algunos poco conocidos, en busca de nuevos mercados para su crudo, según personas que describen el ambiente en PDVSA

PDVSA

Estados Unidos impuso sanciones a la venezolana PDVSA que implican el congelamiento de US$7,000 millones como señal de rechazo al régimen de Nicolás Maduro. (Foto: Reuters)

En la petrolera estatal de Venezuela reina la desesperación y el caos una semana después de que EE.UU. impusiera una prohibición de facto sobre el crudo del país y sus productos derivados.

Los empleados trabajan las 24 horas y están llamando a docenas de operadores, algunos poco conocidos, en busca de nuevos mercados para su crudo, según personas que describen el ambiente en Petróleos de Venezuela SA. Algunos apenas están durmiendo. Una reunión para encontrar nuevos socios comenzó a las 11 p.m., dijo una persona.

Los empleados de PDVSA también están trabajando arduamente para convencer a los proveedores de que les vendan productos refinados, como la nafta, los cuales son fundamentales para mantener el funcionamiento de su afligida industria. Dado que la oferta de estos productos cae bajo las sanciones, los primeros indicios de una escasez de gasolina han surgido en el campo.

Venezuela: conoce aquí el precio del dólar hoy viernes 8 de febrero del 2019
PDVSA mezcla petróleo extra pesado con crudo liviano por escasez de diluyentes

Un éxodo de empleados de PDVSA en áreas clave, como comercio y suministro, solo ha aumentado la confusión, según las personas.

PDVSA incluso se ha acercado a los exempleados para pedirles los números de teléfono de los operadores. La falta de empleados experimentados ha complicado lo que sería, en circunstancias normales, un trabajo bastante sencillo de negociación con operadores para la compra de cargamentos de petróleo que equivalen a menos de la mitad del uno por ciento del mercado global (por lo general, EE.UU. compraba 400.000 barriles diarios a Venezuela). Al mismo tiempo, las sanciones han reducido las opciones para realizar y recibir pagos.

LÍNEA DE VIDA ECONÓMICA
"PDVSA está luchando desesperadamente por encontrar gasolina y nafta para importar, a través de operadores, clientes y proveedores, y también está buscando puntos de venta para su crudo", dijo Francisco Monaldi, experto en política energética latinoamericana en la Universidad Rice de Houston. “Son el tipo de situaciones en las que los operadores se aprovechan y se benefician. "PDVSA tendrá que ofrecer descuentos para vender su crudo y pagar mucho más por las importaciones".

Si los esfuerzos de PDVSA dan frutos, pasará un largo tiempo antes de determinar el destino del líder asediado, Nicolás Maduro. El presidente Donald Trump impuso la prohibición del petróleo venezolano como parte de la iniciativa estadounidense para que Maduro cediera el poder a un gobierno interino liderado por Juan Guaidó, el legislador que afirma que es el líder legítimo de la nación.

Al ahogar las finanzas del régimen de Maduro, EE.UU. espera convencer a los militares de Venezuela para que abandone al líder autocrático. Pero la táctica conlleva un gran riesgo: EE.UU. está apuntando a la única fuente de divisas de Venezuela y podría terminar exacerbando la crisis humanitaria allí.

Un funcionario de prensa de PDVSA minimizó el problema y dijo que ya ha logrado encontrar mercados de reemplazo para vender y comprar productos del crudo.

Las sanciones ya han reducido las exportaciones de petróleo de Venezuela a su punto mínimo en 10 meses. El año pasado, Venezuela cargaba un barco por día para refinerías estadounidenses. Después de que EE.UU. incrementó las sanciones el 28 de enero, solo un barco se ha cargado en un período de 10 días. Los buques petroleros se han convertido en instalaciones flotantes de almacenamiento.

De acuerdo con la empresa de rastreo de carga e inteligencia de mercado Kpler, hay aproximadamente 8,28 millones de barriles vagando por todo el Golfo de México en una zona que se extiende desde la costa de EE.UU. hasta la península de Yucatán en México.

Algunos de estos buques, como el Monterrey, cargados con 400.000 barriles de crudo para la refinería Chevron Pascagoula en Mississippi, llevan flotando casi 40 días, según datos de seguimiento de buques compilados por Bloomberg.

ALGUNAS OPCIONES
Parte del problema de Venezuela es que el hombre encargado de supervisar estos esfuerzos, Manuel Quevedo, tiene poca experiencia en la industria de la energía. Es un militar de carrera que ascendió al rango de general en la Guardia Nacional, fue nombrado jefe de PDVSA a fines de 2017 cuando Maduro comenzó a purgar y encarcelar a muchos directivos de la compañía.

No está claro cómo PDVSA compensará la pérdida de las ventas en EE.UU., pero tiene algunas opciones. China, que ahora compra cerca de 300.000 barriles por día, podría aumentar sus compras. Reliance Industries Ltd., de la India, también libre de sanciones, es otro probable tomador. Pero estas opciones tendrían un costo debido al largo recorrido y la competencia de los suministros de Medio Oriente. PDVSA también podría recurrir más a intermediarios, utilizando firmas comerciales como Trafigura Group Pte, Glencore Plc y Vitol Group para llegar a los compradores.

Una tarea más urgente para los empleados de PDVSA es encontrar a alguien que le venda el producto refinado conocido como nafta pesada. El producto es necesario para alimentar las unidades reformadoras que producen gasolina y también se utiliza en sus operaciones de producción de crudo.

"No es tarea fácil reemplazar los mercados, especialmente la nafta en Latinoamérica", dijo Gilberto Morillo, asesor financiero en Caracas que trabajó en el departamento de finanzas de PDVSA. "EE.UU. ha sido nuestro vendedor tradicional".

INSTALACIONES DE GASOLINA
Venezuela importaba alrededor de 90.000 barriles diarios de nafta de EE.UU. el año pasado. Recientemente comenzó a utilizar aceites ligeros de producción nacional para diluir su petróleo ultrapesado para seguir produciendo crudo en medio de las sanciones, de acuerdo con los informes de cargamentos y una persona con conocimiento de la situación.

Pero dado que EE.UU. cortó el suministro, Venezuela podría estar a punto de quedarse sin gasolina. En algunas de las instalaciones de almacenamiento de combustible de PDVSA, los inventarios se han agotado en tan solo un día, según un documento de la empresa con fecha 6 de febrero que fue visto por Bloomberg News.

PDVSA podría recurrir a proveedores en Europa y Asia, aunque puede ser más caro. También podría cerrar algunas de las 1.600 estaciones de servicio que opera en Venezuela o racionar la gasolina para cada una.

Si todo esto falla, la nación sudamericana podría verse obligada a cerrar campos petroleros, perjudicando así su capacidad de traer efectivo y pagar préstamos. Esto supondría un nuevo golpe para la producción de petróleo del país, que cayó al punto mínimo en 69 años de 1,33 millones de barriles por día el año pasado y ya se espera que caiga por debajo de la marca de un millón de barriles más adelante este año.

Tags Relacionados:

PDVSA

Venezuela

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada