Módulos Temas Día

Más en Mundo

Diálogo entre EE.UU. y China termina sin acuerdo en temas clave

Las conversaciones han involucrado a una delegación comercial de alto nivel de Estados Unidos como Steven Mnuchin, Secretario del Tesoro, y Liu He, viceprimer ministro de China

Guerra comercial

Las dos partes, sin embargo, se comprometieron a resolver su disputas a través del diálogo. (Foto: Getty Images)

Funcionarios de alto rango de China y Estados Unidos alcanzaron un consenso sobre algunos aspectos de la disputa comercial entre ambos países, pero los desacuerdos sobre otros temas siguen siendo “relativamente grandes”, informó el viernes la agencia estatal de noticias china Xinhua.

Las dos partes, sin embargo, se comprometieron a resolver su disputas a través del diálogo, informó Xinhua. Es decir, dos días de conversaciones sobre temas comerciales entre Estados Unidos y China concluyeron el viernes en Pekín con un acuerdo de seguir negociando, y no mucho más.

Los negociadores de Estados Unidos, en tanto, acordaron abordar con el presidente Donald Trump el tema de una sanción a las empresas de ese país que venden productos y software a la firma de telecomunicaciones china ZTE Corp después de las declaraciones del lado chino, según el reporte.

Las conversaciones en los últimos dos días han involucrado a una delegación comercial de alto nivel de Estados Unidos liderada por el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y funcionarios chinos de alto rango, incluido el viceprimer ministro Liu He, tras meses de amenazas y contra amenazas de ambos lados por sus prácticas comerciales.

Las discusiones comerciales han sido “sinceras, eficientes y constructivas”, dijo Xinhua, pero la agencia casi no dio detalles sobre lo acordado por los funcionarios.

Los representantes comerciales intercambiaron opiniones sobre los pasos necesarios para solucionar el tema de los aranceles y las medidas no arancelarias, además de la expansión de la inversión bidireccional, la protección de la propiedad intelectual, la ampliación de las exportaciones de Estados Unidos a China y el comercio bilateral de servicios, informó Xinhua.

La agencia no dio ninguna señal de qué acciones podrían tomarse sobre la base a esos diálogos. 

Estados Unidos, por su parte, moderó las expectativas de que las discusiones vayan a lograr un gran avance. Se esperaba que las discusiones se concentraran en el dominio estatal de la economía china, las transferencias tecnológicas forzadas, y el creciente déficit comercial de Estados Unidos con China.

En una de las causas de la fricción entre ambas economías, un informe publicado el jueves en Estados Unidos reveló que el déficit comercial con China aumentó un 16 % a más de US$91.000 millones en el primer trimestre de este año.

Un alto funcionario chino, quien pidió que no se revelara su identidad, afirmó a Bloomberg antes de las conversaciones que su Gobierno no aceptaría que Estados Unidos establezca condiciones previas para las negociaciones, como el que China abandone sus ambiciones de modernizar su industria o reduzca el déficit comercial en US$100.000 millones.

Durante el segundo día de discusiones, en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín, el presidente, Xi Jinping, señaló que China continuará impulsando la globalización y afirmó que su país quiere ser parte activa de los órganos de gobierno mundial. Aquellos que rechazan al mundo serán rechazados por él, dijo en un discurso para conmemorar el bicentenario del nacimiento de Karl Marx.

Los analistas no se mostraron muy optimistas acerca del posible resultado de las negociaciones, más allá de que ambos países puedan postergar la imposición recíproca de nuevas tarifas.

LAS TENSIONES HASTA AHORA

Estados Unidos ha propuesto aranceles de unos US$50.000 millones a productos chinos bajo su llamada “Sección 301” de la ley de comercio sobre propiedad intelectual. Estos podrían entrar en vigor en junio después de la finalización de un periodo de consulta de 60 días, pero los planes de activarlos siguen siendo vagos.

China ha impuesto sus propios aranceles en represalia a algunos bienes estadounidenses, entre ellos la soja y los aviones, los que entrarán en vigencia si Estados Unidos impone finalmente sus propios aranceles.

Un acuerdo innovador para cambiar radicalmente las políticas económicas de China fue visto como altamente improbable durante la visita de dos días, aunque cualquier señal de progresos significativos en la disputa podría retrasar cualquier acción punitiva desde Estados Unidos.

“Estamos teniendo muy buenas conversaciones”, dijo Mnuchin a reporteros el viernes cuando salía de su hotel.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elogió el jueves su relación con el presidente chino, Xi Jinping, en momentos en que la delegación de su país comenzaba las conversaciones.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada