La colombiana Avianca canceló sus vuelos en el país del norte. (Foto: GEC)
La colombiana Avianca canceló sus vuelos en el país del norte. (Foto: GEC)

Las aerolíneas latinoamericanas, que ya habían suspendido la gran mayoría de sus vuelos internacionales, anunciaron el martes recortes dramáticos en las operaciones nacionales a medida que el brote de se extiende por la región y hunde la demanda de pasajes.

En Colombia, Avianca Holdings se convirtió en la segunda aerolínea regional en cerrar temporalmente todas las operaciones de pasajeros, cancelando sus vuelos nacionales al menos hasta el 12 de abril.

Copa Airlines de Panamá había sido la primera en tomar esa decisión.

En Brasil, Gol Linhas Aereas Inteligentes, el mayor operador doméstico, dijo que recortará el 92% de sus vuelos nacionales, operando solo rutas desde Sao Paulo a cada una de las 25 capitales estatales restantes una vez por día. Gol ya había cancelado todos sus vuelos internacionales.

Los vuelos nacionales se habían convertido en la última rama de operaciones en marcha para muchas aerolíneas de la región, debido a que varios países han cerrado sus fronteras.

Pero a medida que el coronavirus se propaga -en Brasil los casos se han triplicado en cuatro días- las operaciones nacionales se están reduciendo.

Abear, la asociación que agrupa a las aerolíneas del gigante sudamericano, dijo que cada empresa del sector había propuesto un “programa esencial” para garantizar que ninguna ciudad importante esté aislada, y que esto había sido aprobado por el regulador antimonopolio del país, Cade.

“Las aerolíneas están quemando efectivo, decenas de millones de reales por día”, dijo Eduardo Sanovicz, presidente de Abear, quien agregó que las autoridades habían aprobado ese calendario “para garantizar que todo el país permanezca conectado, y operaremos de esta manera desde el sábado hasta mediados de mayo”.

Los trabajadores del sector también enfrentan un mayor impacto, tras los anuncios de recortes salariales generalizados en la industria.

Azul, la tercera aerolínea de Brasil, dijo el martes que 7,500 empleados tomarán vacaciones sin goce de sueldo, más de la mitad de su fuerza laboral total. Mientras tanto, los altos directivos de Azul están reduciendo su salario en un 25%. La empresa dijo que está reduciendo su nómina en un 65%, dijo la aerolínea.