El comercio exterior, golpeado por el coronavirus. (Foto: AFP)
El comercio exterior, golpeado por el coronavirus. (Foto: AFP)

La industria mundial de envío de productos básicos enfrenta un trimestre extremadamente complejo mientras el impacto del brote de en se suma a otros factores adversos, incluidos la baja demanda estacional y el impacto de los recientes cambios en la normativa de los combustibles, según IHS Markit.

La emergencia sanitaria que se propaga en la principal economía de Asia, el mayor importador mundial de mineral de hierro, ha causado conmoción en los mercados de materias primas, y en las compañías que transportan mercancías a través de los océanos del mundo.

Las tarifas de flete se han desvanecido ante la acumulación de indicios de que la demanda de cargamentos disminuirá.

Hay signos de congestión en los puertos y los informes de fábricas están reduciendo la producción, dijo Rahul Kapoor, jefe global de análisis e investigación de productos básicos para el comercio marítimo, a Bloomberg Television. El virus afectará el crecimiento de China hasta en 1%, lo que es negativo para la demanda de envíos, dijo.

La industria naviera enfrenta una “crisis de demanda en el corto plazo”, ya que depende en gran medida de los negocios chinos, dijo Kapoor. “El primer trimestre ya representa un fracaso total, al menos para los transportistas de productos básicos”, dijo.

El índice Baltic Dry —un amplio indicador de la demanda de embarcaciones— se derrumba al nivel más bajo desde 2016 a medida que la crisis en China se intensifica y han surgido signos de interrupción en todo el mundo.

Entre ellos, los compradores de cobre de China están pidiendo a las mineras chilenas que retrasen los envíos debido al cierre de puertos.

La solidez del comercio de mineral de hierro es fundamental para el destino de los envíos a granel, con los principales productores de Australia y Brasil exportando más de 1.000 millones de toneladas de material de fabricación de acero cada año.

A medida que el temor del virus se profundiza, los futuros en Singapur se han desplomado 13% este año. Los precios del acero también han caído.

Al revelar los problemas dentro de China, la agrupación líder del acero advirtió sobre dificultades de transporte, una demanda más débil y una situación a corto plazo poco optimista. Las acerías deberían ajustar los planes de producción en función de los pedidos, las finanzas y la capacidad de transportar materiales, dijo la Asociación del Hierro y el Acero de China.

Rápida propagación

El coronavirus se está “propagando rápidamente y tiene un impacto significativo en la economía china”, según S&P Global Ratings, que dijo que la demanda de productos básicos podría verse afectada durante varios meses. La crisis se estabilizaría a nivel mundial en abril, lo que permitirá que la demanda y los precios se eleven gradualmente, dijo.

El número de muertes en China continental aumentó a 563 hasta el 5 de febrero, según la Comisión Nacional de Salud, que confirmó casos que superan los 28.000 infectados.

La recuperación en los envíos será lenta y prolongada en los próximos meses, según Kapoor. Hay potencial para un estímulo del gobierno en el segundo semestre, lo que podría ayudar a impulsar la demanda, dijo.