Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Mundo

Después de AB InBev y Dell, ¿más empresas saldrán de compras?

Una marejada de millonarias fusiones y adquisiciones inunda hoy el globo y genera oportunidades para todos, incluido el Perú

Después de AB InBev y Dell, ¿más empresas saldrán de compras?

Después de AB InBev y Dell, ¿más empresas saldrán de compras?

No todos los días, ni todos los años, vemos que una empresa cervecera planee la mayor venta de bonos de la historia (US$55 mil millones en siete bancos) para poder juntar los US$106 mil millones que acordó pagar por la compra de un competidor de origen sudafricano y gran poderío comercial en Colombia y el Perú.

Menos común es que en la misma semana otro gigante, en este caso el fabricante de computadoras Dell, desembolse US$67 mil millones para ampliar sus líneas de negocios y se fortalezca como proveedor de servicios comprando a otro gigante: EMC.   

Sigue a Portafolio también en Facebook

En solo una semana estamos hablando de cerca de US$200 mil millones comprometidos para comprar rivales, consolidarse y ganar fuerza en el mercado. Una situación atípica, pero parte de una tendencia que viene para quedarse, porque estamos en una época de megafusiones que recién arranca.  

“¿Qué pasará en lo que resta del año y en el 2016? Más de este tipo de operaciones. Serán los grandes gigantes quienes moverán millones. Veremos más de esto”, vaticina Alberto Rebaza, socio de Rebaza, Alcázar & De las Casas.  

Y no le falta razón. Pareciera que los astros se han alineado para favorecer la concreción de negociaciones  que se venían gestando varios meses atrás. La oleada se ha sentido a lo largo del año, pero sobre todo en Estados Unidos, donde se ha concretado el 49% de las operaciones, según el Mergermarket, y se ha vivido la mejor temporada de fusiones desde el 2007, de acuerdo a mediciones del estudio Baker & McKenzie.

En Europa, que según Mergermarket concentraba el 22% de las operaciones hasta agosto, también se ha visto dinamismo, incluyendo España, que duplicó las transacciones en el tercer trimestre del año. Y si bien el ránking de Dealogic revela que el valor de las transacciones hechas por firmas estadounidenses superan en una y media veces las anunciadas en conjunto por las empresas de otras naciones, entre las diez operaciones más importantes –sin contar la de SABMiller– está la de una energética anglo-holandesa (Royal Dutch Shell) que en abril adquirió por US$81,5 mil millones al BG Group.

¿ALGUIEN DIJO CRISIS? 
Existen muchos factores que confluyen para determinar que una época es favorable para la compra y venta de empresas. En algunos casos la crisis económica conlleva reducir costos y ser más eficientes vía una consolidación. Sin embargo, es solo cuando se va acabando la crisis que se puede salir de compras, porque recién se logran financiamientos. En la coyuntura actual, los analistas estiman que sería la recuperación estadounidense el motor de este dinamismo.

“La volatilidad de los mercados internacionales y la preocupación por la desaceleración de la economía china por ahora no ha afectado la actividad global”, aclara Enrique Oliveros, socio de transacciones y finanzas corporativas de EY. Al contrario de lo habitual, asegura, las adquisiciones en el tercer trimestre se han elevado y todo indica que continuarán así. 

No solo el dólar se fortalece, también se recuperan los negocios, ante lo cual los grupos de inversión  y el sistema financiero se animan a facilitarles la oportunidad de reflotar a través de la consolidación. Esto se da en todos los sectores, no solo en los extractivos o de consumo sino también en el mundo del entretenimiento. Eso explicaría que Charter Communications haya pagado en abril US$77,8 mil millones por Time Warner y que tengan más de 11 operaciones por arriba de los US$5 mil millones en el primer semestre.

En el resto del mundo la fotografía es diferente. Mauricio Olaya, socio del estudio Muñiz, aclara que las oportunidades de los mercados emergentes o en desarrollo están a la inversa y nosotros estamos pasando por una etapa diferente, lo cual no significa que sea desfavorable por completo. En Latinoamérica, añade Alberto Rebaza, la crisis que vive Brasil desanima a grandes grupos globales interesados en ingresar a la región sur como conjunto. No obstante, el eje Chile - Perú - Colombia sigue siendo atractivo gracias a sus políticas abiertas para la inversión y sus mejores resultados financieros. 

Si miramos fríamente los números, queda claro que América Latina ha tenido un desempeño mucho menos dinámico que el resto de continentes: solo representaba el 1,5% del total de transacciones hasta agosto. Liliana Espinosa, socia del Estudio Echecopar, asegura que la disminución de la actividad está marcada por la crisis brasileña, la peor de su historia. Es por eso que, si bien las operaciones más grandes de la región son justamente en Brasil –con el Banco Bradesco y su compra del HSBC por US$5,2 mil millones a la cabeza–, el grueso de operaciones está repartido entre los países más sólidos y abiertos de la región.  

Olaya explica que, para países como el Perú, el panorama de fusiones y adquisiciones está entrando a una muy buena etapa y seguiremos el ritmo que trae el ‘boom’ internacional, porque la oferta se está sincronizando con la demanda luego de un período de desencuentros.

Hasta antes de mediados del 2013, detalla, había mucho interés de los grupos inversores de fuera en ingresar al país porque este presentaba un muy buen desempeño económico, lo cual venía acompañado de un adecuado marco jurídico.

Las visitas pidiendo información eran constantes, pero las empresas locales, confiadas en sus crecimientos anuales de más del 20%, no querían vender o proponían como precio valores que nadie estaba dispuesto a pagar. Esto originó un 2014 bajo en volumen de transacciones, aun cuando se dio la millonaria venta de Las Bambas (US$7.000 millones). 

Para el 2015, las empresas están sintiendo los efectos de la desaceleración, lo cual las ha motivado a revisar sus precios de oferta y convertirlos en opciones más atractivas para los inversionistas de fuera, quienes están regresando para negociar.

La consecuencia lógica es que se están gestando varias operaciones y tanto en este último trimestre del año como en el 2016 el panorama será bastante favorable para aquellos peruanos que quieren vender sus negocios. 

Al cierre de agosto, según Espinoza, no llegábamos a los US$4 mil millones, pero teníamos más variedad de compras en sectores poco comunes como el turístico, las cuales se complementaban con operaciones enormes como la de Lindley (US$760 mlls.), lo que permite confiar en duplicar el monto para fines de año. El resultado será menor al logrado el 2014 pero reflejará un mayor dinamismo que se mantendrá el 2016 y será semejante en ritmo, pero a menor escala, que el global. 

UNA DEFINICIÓN MÁS ALLÁ DE LAS VERTICALES
No se trata de sectores, se trata de circunstancias globales y locales. Así resume Alberto Rebaza lo que pasó la semana pasada y lo que seguirá sucediendo en los próximos meses.

Cuando se habla de la compra y venta de una minera, completa Mauricio Olaya, estamos ante un caso concreto que se mide por el propio interés del dueño en el negocio y del comportamiento de dicho sector en particular. Pero cuando vemos varias compras de distintos sectores gestándose y concretándose, estamos ante algo más grande, algo transversal a todos los sectores.

AB Inbev no se dio por vencida a la primera oferta sino que insistió hasta alcanzar un acuerdo con SABMiller. Llegó a un máximo considerando créditos y bonos en varios bancos. Y no fueron algunas semanas: desde el año pasado trascendió a la prensa que estaban en conversaciones. ¿Fue por un deseo de dominar mejor un mayor número de mercados para ser más rentables? ¿Su deseo era ser los reyes de la cerveza del mundo entero? Sin duda. Pero no se trata de un hecho aislado, propio del deseo de dominio de mercado en su sector, sino que es un reflejo sintomático de algo que va más allá: la adecuación del mercado ante un nuevo panorama internacional.

Los grandes capitales no están quietos ni tienen nacionalidad inamovible. Existen temporadas en donde buscan reacomodarse para responder mejor a las circunstancias y lo hacen a través de los distintos sectores en los cuales pueden invertir: salud, consumo, energía, electricidad, telecomunicaciones y un largo etcétera. Hoy nos toca vivir ese proceso.

Tags Relacionados:

Fusiones y adquisiciones

empresas

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada