BBC News Mundo

Servicio de noticias

Tan popular se ha vuelto el uso de vaporizadores, que actualmente no es raro escuchar el verbo "vapear" en algunos países del mundo. El "vaping" se ha expandido entre los jóvenes. Tanto así, que en redes sociales existe una especie de culto al vapor, una costumbre que nació originalmente como una alternativa al tabaquismo, pero que algunos jóvenes la incorporaron como una forma de diversión.

Básicamente se trata de inhalar vapor de agua a través de un vaporizador personal, o un cigarrillo electrónico. Al "vapear" los usuarios aplican calor a un líquido que se evapora, que tiene apariencia dehumo, y es generalmente casi inodoro.

La gran mayoría incluye nicotina, aunque existen algunos vaporizadores que no la tienen. Y aunque el cigarrillo electrónico es más pequeño que el vaporizador (el cual utiliza una batería más grande y un tanque transparente), el término se usa indistintamente.

Los gráficos en la galería cuentan la historia de cuántas personas usan vaporizadores en el mundo, cuánto dinero mueve ese mercado y por qué la gente los prefiere.

Pero el tema es controvertido.

Las autoridades de salud pública de Inglaterra señalaron en un informe que existe evidencia para afirmar que los cigarrillos electrónicos son menos dañinos que los cigarrillos normales.

El mismo estudio estableció que no hay pruebas de que los cigarrillos electrónicos incentiven a los más jóvenes a fumar y recomendó que estos deberían venderse con prescripción médica para ayudar a las personas a dejar el tabaquismo.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha expresado su preocupación sobre el uso de vaporizadores, por las siguientes razones:

►No se conocen los efectos a largo plazo.
►La nicotina que está en el líquido que es vaporizado en un cigarrillo electrónico es adictiva.
►Los usuarios que recargan manualmente sus productos pueden derramar el líquido en su piel, algo que podría provocar un envenenamiento por nicotina.
►Algunos sabores dulces son irritantes y potencialmente podrían causar una inflamación de las vías aéreas.