FED
FED
Redacción EC

Los funcionarios de la siguieron un aumento esperado en las tasas de interés en un cuarto de punto porcentual y elevaron su pronóstico de crecimiento económico en 2018, aun cuando se mantuvieron con una proyección para tres alzas el próximo año.

La decisión se da pese a que los funcionarios del banco anticiparon un crecimiento más sólido de la economía en el corto plazo. La decisión, en la última reunión del 2017 del Comité de la FED y tras una serie de datos económicos relativamente alentadores, representó una victoria para un banco central que ha prometido continuar con un endurecimiento gradual de la política monetaria.

EL COMUNICADO

"Promediando las fluctuaciones relacionadas con los huracanes, el aumento del empleo ha sido sólido y la tasa de desempleo disminuyó aún más", dijo el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) en un comunicado el miércoles después de una reunión de dos días en Washington. La inflación se mantendrá por debajo del objetivo de 2% de la FED en el corto plazo, pero se "estabilizará" en torno al objetivo en el mediano plazo, dijo el banco central estadounidense.

En un cambio clave en la declaración, la FED omitió lenguaje anterior: ya no señala que espera que el mercado laboral se fortalezca aún más. El pronunciamiento del dice que la política monetaria ayudaría al mercado laboral a "mantenerse fuerte". Eso sugiere que los funcionarios de la FED esperan que la mejora en el mercado laboral se desacelere.

El voto de 7-2 para el cambio de la tasa, el tercero que hace la FED este año, aumenta la tasa de interés de referencia en un cuarto de punto porcentual a un rango objetivo de entre 1,25 % y 1,5%. Además del endurecimiento de las políticas, la FED también confirmó que las reducciones mensuales del balance del banco central aumentarían, según lo programado, de US$10.000 millones a US$20.000 millones a partir de enero.

El miércoles temprano cuando los datos del Departamento del Trabajo mostraron que la inflación al consumidor, excluyendo comida y energía, fue menor de lo esperado a 1,7% en los 12 meses hasta noviembre.

"Las interrupciones y la reconstrucción relacionadas con los huracanes han afectado la actividad económica, el empleo y la inflación en los últimos meses, pero no han alterado materialmente las perspectivas de la economía nacional", dijo la FED. Repitiendo el lenguaje utilizado desde junio, el FOMC afirmó que "los riesgos a corto plazo para las perspectivas económicas parecen más o menos equilibrados, pero el comité está monitoreando de cerca la evolución de la inflación".

PRONÓSTICOS

En su último conjunto de pronósticos trimestrales, la estimación mediana para el crecimiento económico de EE.UU. el próximo año saltó de 2,1% a 2,5%. No quedó claro de inmediato cuánto del cambio reflejaba la confianza de que la reforma tributaria que está siendo debatida en el Congreso impulsará el crecimiento, u otros factores como el repunte del gasto empresarial y el crecimiento global.

Al mismo tiempo, el pronóstico promedio del comité para la expansión a largo plazo se mantuvo sin cambios en 1,8%, lo que sugiere que los funcionarios aún no están convencidos de que el paquete de recorte de impuestos afectará significativamente la capacidad de crecimiento de la economía.

A pesar de la mejora en las expectativas de crecimiento a corto plazo, los formuladores de política dejaron sin cambios la cantidad de alzas proyectadas para 2018. La mediana del pronóstico indicó que la tasa de fondos federales estaría en 2,1% a fines del próximo año.

Eso podría, en parte, reflejar las preocupaciones persistentes sobre el lento aumento de los salarios y los precios. La medida preferida de la FED de inflación, basada en el gasto del consumidor, ha ganando solo 1,6% en el año hasta octubre.

OPINIONES DE ANALISTAS

Al respecto, Kate Warne, estratega de invesiones para Edward Jones e San Louis aseguró que el comunicado de la entidad permite entender que la inflación es menor de la que esperaban y que no van a moverse mientras siga baja.

"Es por eso que se está viendo una reacción levemente positiva del mercado de acciones. Por lo tanto, no es una gran sorpresa, pero es un cambio en la dirección respecto de que la FED va a continuar observando los datos y si no ve una inflación mayor podría aplicar menos aumentos de las tasas en 2018", opinó en conversación con Reuters.

La analista también resaltó el hecho de que dos miembros de la Reserva Federal hubiesen votado en contra del alza es una señal clara de que la entidad ha sido más cauta. "Muestra que al menos algunos miembros de la FED no ven ninguna razón para seguir subiendo las tasas en un clima en que la economía está creciendo con más solidez, pero concretamente no está sobrecalentada y en la que la inflación no se ha convertido en un problema y no parece que vaya a serlo", explicó a la agencia.

Sin embargo, Peter Tuz, presidente de Chase Investment Counsel en Virginia opina diferente. "No debería cambiar lo que la gente está anticipando sobre el año próximo, tres o cuatro subidas de tasas. La parte de la inflación de la ecuación está casi al nivel que les gustaría ver antes de subir las tasas, pero supongo que hay suficiente confianza en la economía para seguir adelante, hacerlo y ver qué pasa en los próximos tres meses", dijo.

Pero Mark Grant, director gerente y estratega de activos fijos en Hilltop Securities, Florida coincide con la analista y resalta que los dos disidentes fueron la noticia destacada de la reunión. "Parece haber una creciente reticencia a subir las tasas. Imagino que el Tesoro visitará la FED en algún momento porque las tasas de interés más altas no ayudan al crecimiento de la economía. Espero que el nuevo presidente [del banco central], el señor [Jerome] Powell, tenga una visión más benévola que la señora [Janet] Yellen", estimó.

Lea más noticias de Economía en...

TAGS RELACIONADOS