Redacción EC

Es el rapero que sale en las fotos con Kim Kardashian y que se autoproclamó como la "mayor estrella viva del rock del planeta". Lo que puede no ser cierto. Pero lo que no se exagera es el genio de para diseñar ropa increíblemente apetecida por coleccionistas.

Hace poco, al fallecer David Bowie, el mundo recordaba que este último había sido un mago de las finanzas, además de ser un músico icónico. Uno entre varias superestrellas que decidieron que además de tener éxito en su arte, deberían ser innovadores en los negocios. En el caso de Bowie, fueron instrumentos financieros exóticos, los llamados "bonos Bowie".

Pues bien, ahora otra superestrella, Kanye West, es el foco de interés de inversores serios, pero no por su música. El rapero ha llamado la atención con la creación de una línea de deportivas que se han convertido en un vehículo de inversión más rentable que las acciones de los grandes mercados mundiales, asegura la revista digital de negocios estadounidense Quartz.

La misma que recuerda que en 2015 el índice DAX de la bolsa alemana rindió 10%, el Nikkei japonés 9% y alguien que comprara bonos del tesoro estadounidense habría obtenido apenas un 2%.

En cambio, si la misma persona hubiese comprado zapatillas Adidas YEEZY Boost 750 Triple Black, diseñadas por Kanye West, habría obtenido una cómoda ganancia de 436% en el año.

Es una inversión que no sale barata. El precio de venta oficial de los zapatos en 2015 era de US$315. Pero en ebay, al final del año pasado, esos mismos zapatos, siempre que estuvieran en la caja, sin estrenar, ya se conseguían por US$1.786.

Kanye West parece ser especialmente bueno en el diseño de zapatillas, pues seis de los diez modelos más cotizados de zapatos deportivos en 2015, según el sitio Highsnobiety, son de su cosecha.

CUESTIÓN DE ESCASEZ

 ¿Y por qué valen tanto? Quartz lo atribuye a la escasez del producto. Incluso si uno está preparado a gastar casi US$2.000 en zapatillas deportivas, las de Kanye son muy difíciles de conseguir.

Las zapatillas diseñadas por Kanye West para Adidas se han vuelto material de coleccionista.

Apenas envía unos cuantos ejemplares de cada modelo a las tiendas. Los sitios especializados para los fanáticos de las zapatillas están llenas de consejos con estrategias para conseguir los buscados YEEZY. Consejos que incluyen participar en loterías donde se rifa el derecho de comprar estos productos a unos cuantos afortunados.

Kanye West parece haber aprendido la lección ofrecida por muchos fabricantes de bienes de ultra lujo, quienes han hecho de encontrar sus productos una pasión casi imposible de satisfacer por la extrema escasez.

Lo que a su vez lleva a que las personas de altos ingresos estén dispuestas a pagar sumas estrafalarias por el gusto de tener lo que nadie más tiene.

De ahí que los medios hayan reseñado cómo hay gente que paga cerca de US$200.000 por las carteras Hermes Birkin, un accesorio cuya especial cualidad es que es casi imposible de conseguir.

Nacido en Atlanta, Georgia, hace 38 años en una familia de clase media, empezó como productor de Jay-Z y otras luminarias del rap, antes de lanzar su carrera como solista en 2004.

Al poco tiempo fundó su propio sello disquero, GOOD Music. Y ya con la fama de músico exitoso, incursionó en el diseño de modas, lo que lo llevó eventualmente a lanzar sus propias líneas de zapatillas en colaboración con Adidas.

Kanye West es hoy un exitoso empresario que desarrolla actividades filantrópicas además de lanzar líneas de moda cubiertas con atención por los medios más especializados. 

Un paradigma lejano de la imagen tradicional del rapero rebelde. Y que por el momento, sirve para alimentar el interés por los que podrían ser los zapatos más rentables del mundo.

TAGS RELACIONADOS