Estados Unidos y China se impusieron la semana pasada aranceles recíprocos en una escalada más de las tensiones comerciales. (Foto: AP)
Estados Unidos y China se impusieron la semana pasada aranceles recíprocos en una escalada más de las tensiones comerciales. (Foto: AP)
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

Salchichas, ketchup y mostaza, platos de plástico: todos los ingredientes esenciales para los que atienden sus parrillas este fin de semana del Día del Trabajo. Pronto su importación desde será un 15% más cara por la .

Los artículos de picnic son solo una muestra de las más de 3.200 categorías de productos chinos destinados al nuevo arancel desde el domingo, al margen de un retroceso de último minuto por parte del presidente estadounidense,


Representa la siguiente escalada de una guerra comercial entre Washington y Pekín que agregará impuestos a la importación cercanos a US$112.000 millones en importaciones chinas, incluidos diversos alimentos, artículos para el hogar y prendas de vestir. También será una buena prueba de resistencia del pilar más fuerte de la economía de Estados Unidos en este momento: los consumidores.

En los días previos a la próxima ola de impuestos estadounidenses, China pide calma y más conversaciones. Hasta el viernes en Washington no se habían dado detalles sobre una llamada entre funcionarios que Trump dijo que se esperaba que ocurriera el jueves. Mientras tanto, el mandatario recibe una oleada de reproches de un círculo más amplio de críticos cercanos a casa:

Thomas Donohue, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de EE.UU. manifestó su firme solicitud esta semana. El jefe del grupo de cabildeo más grande para las empresas estadounidenses pidió un alto el fuego y un retorno a las conversaciones.

Una gran mayoría de las compañías estadounidenses que son miembros del Consejo de Negocios de EE.UU. y China dijeron estar comprometidas con China a largo plazo y no planean irse, según una encuesta que el grupo publicó el jueves.

Una coalición de más de 150 asociaciones comerciales está haciendo un último esfuerzo para posponer los aranceles sobre otros bienes que entrarán en vigencia el domingo. Alegan que "llegan en el peor momento" y que las compras navideñas también se verán afectadas.

Las acciones estadounidenses parecen estar dispuestas para terminar un desplome de cuatro semanas ante la esperanza de que prevalezcan mejores condiciones comerciales. El mercado de bonos no está enviando una señal tan optimista: El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años ha perdido alrededor de medio punto porcentual en agosto, la mayor caída mensual desde enero de 2015.

Siempre existe la posibilidad de que las dos partes puedan ver las posibles consecuencias como un riesgo demasiado grande para asumir y declarar una tregua antes de que termine el sábado.

Trump, en tanto, planea monitorear un huracán con destino a Florida durante parte de este fin de semana en Camp David, la escapada presidencial boscosa justo al norte de Washington, que también es un lugar privilegiado para reunirse con asesores y, tal vez, hablar de estrategia comercial durante una comida al aire libre durante las vacaciones de verano.