Módulos Temas Día

Más en Mundo

Los planes de China para lograr un crecimiento sostenido

China ha moderado su avance en los últimos cinco años. Para alcanzar un crecimiento sostenido, el gobierno busca una transformación de la economía orientada en el consumo

China

Según China este nuevo buque es capaz de crear islas como las que Pekín ya construyó en las disputadas aguas del Mar de China Meridional. (Foto: AFP)

Propulsión de consumo responde a los favorables datos de crecimiento del ingreso per cápita disponible ya que crecieron en los primeros tres trimestres 7,5%, 1,2 puntos porcentuales (p.p.) más alto en comparación con el mismo período del 2016. (Foto: AFP)

La confirmación del presidente chino Xi Jinping al frente del país asiático y la visita del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a China pusieron a este país en vitrina en las últimas semanas. Respecto al Perú, China se ha consolidado como el principal socio comercial.

Las exportaciones hacia China han aumentado en 18 veces al pasar de US$443 millones a casi US$8.500 millones entre el 2000 y el 2016.

Sin embargo, desde el 2014 existe incertidumbre sobre la sostenibilidad de su crecimiento asociada a riesgos fiscales y problemas estructurales.

El crecimiento de la economía China se ha moderado en los últimos cinco años. Entre el 2000 y el 2011, creció a un ritmo promedio de 10,2% anual; en tanto, entre el 2012 y el 2016, la tasa promedio fue apenas mayor a 7%. En dólares nominales, el país pasó de representar 3,6% del PBI del mundo a 14,9% entre el 2000 y el 2016. No obstante, a pesar del surgimiento de la incertidumbre sobre un potencial aterrizaje forzoso o hard-landing chino, la moderación del crecimiento ha sido relativamente controlada.

Por ejemplo, si bien el FMI espera que este año crezca 6,7% y hasta el 2020 promedie 6,4%, ambas proyecciones son mayores en relación a las que reportaban el año pasado de 6,2% y 6%, respectivamente. Este aumento en las perspectivas se explica principalmente porque se espera que la inversión pública mantenga su ritmo de ejecución y que la inversión privada continúe creciendo al mismo ritmo.

Sin embargo, debido a que gran parte del crecimiento está relacionado con inversiones, el ajuste al alza de la proyección de crecimiento se encuentra acompañado por mayores riesgos asociados a un mayor déficit fiscal y endeudamiento del sector privado no financiero. En particular, este último es una de las mayores preocupaciones respecto a la sostenibilidad financiera de China, puesto que su deuda representa actualmente 251% del PBI y el FMI estima que llegue a poco menos de 300% en cinco años.

Para crecer sostenidamente, el presidente Xi Jinping sostuvo durante el XIX Congreso del Partido Comunista Chino que se quiere lograr una transformación de la economía orientada en el consumo. Esto último se apoya en los favorables datos de crecimiento del ingreso per cápita disponible, pues en los primeros tres trimestres creció 7,5%, 1,2 puntos porcentuales (p.p.) más alto en comparación con el mismo período del 2016.

Economía China

Fuente: Fondo Monetario Internacional

Fuente: Fondo Monetario Internacional

Además, se espera que el aumento de la confianza del consumidor se mantenga creciente. El énfasis en aumentar el consumo se basa en que actualmente China consume relativamente poco debido a su alto nivel de ahorro.

Según el FMI, el ahorro de China representa el 46% de su PBI, el cual es 26 p.p. más alto en comparación con el promedio mundial. En tanto, su consumo ha ido decreciendo proporcionalmente en los últimos años: pasó de 9,1% en el 2012 a 7,3% del PBI en el 2016.

Otro factor importante que contribuiría a la sostenibilidad del crecimiento de China es el aumento en el gasto social (educación, pensiones y salud). El mayor gasto en este rubro elevaría no solo el nivel de consumo del gobierno, sino también del sector privado.

En el 2016 el gasto social de China representó 8% de su PBI, muy por debajo del promedio OECD de 22%. Este gasto contribuiría también a reducir grandes desigualdades en los ingresos, lo cual se plasma en el significativo crecimiento del índice de Gini (donde 0 es igual y 1 desigual). En 1990 se aproximaba a 0,3 mientras que en el 2015 se ubicó en 0,46.

Por último, uno de los más grandes retos es incrementar su productividad. En particular, las ineficiencias de las empresas pertenecientes al Estado (SOE por sus siglas en inglés) han significado una importante traba al crecimiento.

De acuerdo con el FMI, la productividad de las SOE es 25% menor a las empresas privadas chinas, pero se estima que si se reasignan mejor los recursos se aumentaría la contribución de la productividad al crecimiento en aproximadamente 1 p.p. en el largo plazo.

Al respecto, actualmente el gobierno planifica fusiones y adquisiciones de las empresas estatales para eliminar las más débiles y así aumentar la eficiencia del sector. Mantener el crecimiento del gigante asiático no viene gratis.

Lea más noticias de Economía en...

Tags Relacionados:

comercio

China

Consumo

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías