Redacción EC

El 2017 fue uno de los años más sangrientos. En el transcurso de ese período se realizaron distintos ataques terroristas en países de , y Asia.

Uno de ellos fue el ejecutado en Mogadishu, Somalia, a manos de Al-Shabaab –según indican expertos-. El saldo de personas fallecidas ascendió a 500, en lo que se convirtió en el ataque terrorista más homicida en la última década y uno de los tres ataques terroristas más macabros en la historia moderna, según Forbes.

Meses después, otro atentado se registró en la localización de Bir al-Abd, un pueblo al norte de Sinaí. Allí murieron más de 300 personas y más de 100 resultaron heridas. Este ataque terrorista fue el más mortífero que jamás haya ocurrido en suelo egipcio y,  en línea con el de Mogadishu, se encuentra entre los diez más letales de la historia.

En total, fueron ochos los mortíferos atentados realizados durante el año pasado. En conjunto, seis de ellos se cobraron la vida de más de 1.500 personas.

LAS CIFRAS DEL TERROR

Un informe de la revista  Israel, elaborado con información de la Base de Datos Global de Terrorismo de la Universidad de Maryland, muestra cuán dominantes son estas organizaciones dentro de la industria mundial de los asesinatos. Un dato que resalta es que en el 2016 se registraron 13.488 ataques terroristas.

De todos los ataques, más de la mitad fueron llevados a cabo por el , los talibanes o y sus ramificaciones. Solo en el 2016, fueron asesinadas 34,700 personas, aproximadamente.

En esta línea, 11.623 personas (34%) fueron asesinadas por el IS, mientras que a manos de los talibanes, el número de fallecidos llegó a las 5 mil personas.

Un libanés lleva a una mujer herida fuera del sitio de la explosión de un coche bomba en un área controlada por el grupo Hezbollah. (Foto: AP)
Un libanés lleva a una mujer herida fuera del sitio de la explosión de un coche bomba en un área controlada por el grupo Hezbollah. (Foto: AP)

Frente a ello, Amos Gilad, presidente del Instituto de Política y Estrategia y ex jefe de la Oficina de Seguridad Política del Ministerio de Defensa, aseguró en una entrevista para Forbes Israel que existe una clara conexión entre la letalidad de los grupos terrorista y su arcas económicas.

“El componente financiero de las organizaciones terroristas es crítico y su indispensabilidad para los ataques terroristas es como el combustible para el automóvil”, explica.

Estos grupos terroristas, como cualquier otra organización, necesita de dinero para realizar sus distintas actividades. Pagar salarios a operarios, administrar campos de entrenamiento, adquirir armas, explosivos, medios de transporte y equipo, así como mantenimiento continuo, son algunos de los gastos que señala Forbes en su informe.

EL ESTADO ISLÁMICO EN COSTOS

Una conclusión a la que llegó el informe de Forbes es que pesar de los altos gastos, los múltiples recursos financieros de las adineradas organizaciones terroristas les otorgan ventajas significativas que explotan para mantener y aumentar su influencia y fuerza.

Según un informe del Consejo de Seguridad de la ONU publicado a principios de año, el Estado Islámico compensaría de buena forma a sus miembros y utilizaría sus fuentes de financiación para expandirse y reclutar más de ellos.

(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Esta organización, hasta hace poco el grupo terrorista más adinerado, pagaba el doble de los salarios en comparación con otras organizaciones terroristas. Un miembro de Al-Shabaab gana un sueldo promedio de aproximadamente US$30 por mes, mientras que un luchador de Estado Islámico gana 33% más –alrededor de 40 dólares-, mientras que uno de este grupo que tenga una familia recibe el triple de salario –alrededor de 80 dólares al mes.

SIN DINERO NO HAY VÍCTIMAS

En los últimos diez años, 20.000, aproximadamente, fueron asesinadas por la organización terrorista yihadista Boko Haram. Sin embargo, el 30% de ellos (7.000) fueron durante el 2014. Desde entonces, se ha producido una reducción en este registro. Asimismo, según los datos de la Base de Datos Global de Terrorismo, en el 2016, el número de muertes a manos de este grupo se redujo en casi 80%.

En tanto, en el informe presentado ante el Consejo de Seguridad, fuentes profesionales testificaron que la presión financiera de la organización homicida Boko Haram llevó a sus combatientes al borde del hambre. La incapacidad de sus líderes para solventar los salarios los llevó, incluso, a la deserción de sus combatientes.

Así, los medios financieros son una necesidad esencial para las organizaciones terroristas, pero los medios de recaudación de fondos son limitados. Estos, claramente, se llevan a cabo a través de canales ilegales: , armas, tabaco o humanos, a través de robos bancarios o el cobro de dinero en nombre de la “protección” e incluso el secuestro para cobrar rescates.

El canadiense Robert Hall (R) y el noruego Kjartan Sekkingstad (L) se ven en esta imagen sin fecha que fue lanzada a los medios locales en Filipinas. (Foto: Reuters)
El canadiense Robert Hall (R) y el noruego Kjartan Sekkingstad (L) se ven en esta imagen sin fecha que fue lanzada a los medios locales en Filipinas. (Foto: Reuters)

Además de estas fuentes de ingreso, hay una actividad abierta en la que enormes sumas de dinero pasan entre los organismos de financiación y las organizaciones terroristas. Aquí están involucradas asociaciones, organizaciones benéficas, empresas de negocios, , hombres de negocios adinerados –y como se ha visto en los últimos años– gobiernos y estados de medios.

Según el , Irán es uno de los tres países definidos como terrorista (junto con Sudán y Siria). Su importancia en el equilibrio de las fuerzas económicas (y militantes) de las organizaciones terroristas en el Medio Oriente se ha vuelto crítica en comparación con años anteriores.

“Detrás de cada organización terrorista exitosa hay un sistema financiero y en muchos casos un país”, declaró el jefe de la inteligencia de las Fuerzas de Defensa de Israel, el general de división Herzi Halevi.

Esta situación es posible debido a que Irán fue rescatado de las arenas movedizas financieras en las que se hundía hasta hace poco. “La firma del acuerdo nuclear y el levantamiento de las sanciones cortó la soga atada al cuello de los iraníes”, afirmó el General de División (Res.) Amos Gilad.

Además de los medios “tradicionales” de , los grupos terroristas buscan nuevas formas de recaudar y transferir capital. El The  informó recientemente que el había expuesto una red internacional gestionada por el Estado Islámico que utilizaba cuentas falsas de eBay y Paypal para transferir fondos a operarios en los Estados Unidos.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

También, desde hace un tiempo y se han convertido en la plataforma preferida de estas organizaciones para compartir videos de propaganda que, gracias a su popularidad, le otorgan generosas regalías de los anunciantes.

Por otro lado, el rápido crecimiento en los últimos años del comercio de monedas virtuales, que usa un sistema financiero global alternativo y se caracteriza por el completo anonimato del usuario, otorga a las facciones terroristas muchas posibilidades nuevas y seguras para recaudar y transferir fondos.

Joseph Fitsanakis PhD., experto global en inteligencia y seguridad nacional del Coastal Carolina University, afirma, “a través del uso de criptomonedas y una plataforma del “dark-net”, las organizaciones terroristas de hoy pueden recaudar y ganar dinero de manera creativa. Aquí se incluyen las ventas de música pirata, películas o juegos en línea o la venta de imitaciones y marcas falsas en una variedad de productos de indumentaria, productos electrónicos y gadgets.

Bajo este panorama, Forbes -tras un trabajo de investigación intensivo y con fuentes como el Departamentos de Estado de los Estados Unidos, estudios universitarios, entidades guberanmentales y de seguridad, entre otros - pudo realizar este informe anual. 

Revisa en la siguiente galería cuáles son los grupos terroristas con mayor poder económico en la actualidad.