Donald Trump, presidente de Estados Unidos (Foto: Jim Waatson | AFP).
Donald Trump, presidente de Estados Unidos (Foto: Jim Waatson | AFP).
Agencia AFP

Agencia de noticias

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció el jueves que impondrá nuevamente aranceles de 10% al aluminio canadiense a partir del 16 de agosto, con el argumento de que Canadá “se aprovecha” de Estados Unidos.

Furioso, Ottawa denunció una medida “inaceptable” y anticipó planes para imponer “rápidamente” medidas compensatorias de la misma envergadura, como había hecho dos años antes.

“Firmé una proclamación que defiende a la industria estadounidense reimponiendo aranceles al aluminio de Canadá”, dijo Trump en un discurso en una fábrica de máquinas lavarropas en Ohio. “Canadá se aprovecha de nosotros, como siempre”, añadió.

La medida ocurre un mes después de la entrada en vigor del TMEC, el nuevo tratado de libre comercio de entre Estados Unidos, Canadá y México, que reemplazó al TLCAN.

Con la condición de que Canadá “no inunde nuestro país con sus exportaciones y no destruya todos nuestros empleos en el sector del aluminio”, el gobierno de Estados Unidos levantó aranceles, dijo Trump.

Pero “los productores canadienses de aluminio rompieron ese compromiso”, afirmó.

Poco después del anuncio de Estados Unidos, el primer ministro canadiense Justin Trudeau reiteró en un Twitter que Canadá impondrá “contramedidas que incluirán aranceles de represalia dólar por dólar”, al añadir que su gobierno defenderá a los trabajadores del aluminio.

En Ottawa, la vice primera ministra Chrystia Freeland ya había hablado de la imponer contramedidas y calificó la decisión estadounidense de “injustificada e inaceptable”.

“En tiempos de una pandemia mundial y de una crisis económica, lo último que necesitan los trabajadores canadienses y estadounidenses son nuevos aranceles que aumenten los costos para los fabricantes y los consumidores, impidan el libre flujo del comercio y perjudiquen las economías provinciales y estatales”, anotó,