Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. (Foto: Reuters/Marco Bello)
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. (Foto: Reuters/Marco Bello)
Agencia Reuters

Agencia de noticias

La en superó el 20.000% anual a mayo, agudizando las presiones sobre una población sumida en años de recesión, que necesitaría unos 200 salarios mínimos para costear los productos esenciales, según cifras entregadas el lunes por el Parlamento controlado por la oposición.

Los venezolanos están angustiados por alzas que registran varios alimentos de un día para el otro, lo que ha mermado el poder adquisitivo de los salarios que pueden representar el equivalente de poco más de un dólar mensual al precio del mercado paralelo.

Según la medición de la , la inflación anualizada hasta mayo fue de un 24.571% y cerraría el año en un 300.000%, luego de llegar el mes pasado al 110,1%.

En abril, los precios habían subido un 80,1%.

La inflación está creciendo a un ritmo de un 2,4% cada día, dijo el diputado Rafael Guzmán, presidente de la Comisión de Finanzas. "Esta es la inflación que tiene Chile al año", agregó a periodistas.

Inflación de Venezuela es ocho veces el promedio de la región
Inflación de Venezuela es ocho veces el promedio de la región

Junto a la escalada de precios, la escasez de billetes complica tareas cotidianas como el uso del transporte público. Los cajeros automáticos solo permiten retirar hasta 15.000 bolívares diarios, mientras que el pasaje de autobús cuesta al menos un tercio de ese monto.

Un kilo de carne vale hasta el doble del salario mínimo fijado por el gobierno, dejando a familias enteras sin poder consumir la proteína.

El Banco Central de Venezuela dejó de divulgar las cifras de precios en diciembre de 2015.

Los economistas consideran que el país entra en una hiperinflación cuando los precios aumentan más de un 50% al mes o las variaciones anuales superan el 100% durante tres años consecutivos, lo que ha ocurrido en Venezuela, según las cifras de la Asamblea Nacional.

El presidente , reelegido el 20 de mayo en unas elecciones que fueron desconocidas por Estados Unidos y la Unión Europea entre otros, acusa a la oposición y a Washington de impulsar una "guerra económica" en su contra.