Los analistas del parqué señalaban este miércoles la drástica subida del rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años. (Foto: AFP)
Los analistas del parqué señalaban este miércoles la drástica subida del rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años. (Foto: AFP)
Redacción EC

abrió este miércoles con caídas de alrededor del 5% y su principal indicador, el Dow Jones, perdía un 5,71% en reacción al potencial plan de estímulo fiscal del Gobierno de Estados Unidos para combatir el impacto económico del .

Sin embargo, media hora después de la apertura de la sesión en la Bolsa de Nueva York y tras una jornada de martes positiva, el Dow moderaba sus pérdidas iniciales hasta un 3,90% o 829 puntos, situándose en 20.408 enteros, especialmente lastrado por la aeronáutica Boeing (-15,7%), la financiera American Express (-9,9%), la industrial United Technologies (-9,5%) y la petrolera Chevron (-8,2%).

El selectivo S&P 500, que en las operaciones de futuros activó un mecanismo de paralización al tocar el límite a la baja del 5% antes del toque de la campana, retrocedía en este momento un 3,26% o 82 puntos hasta 2.447 enteros y el índice compuesto del mercado Nasdaq descendía un 2,23% o 164 puntos hasta 7.171 enteros.

Por sectores, el más golpeado eran el energético (-6,5%) y el industrial (-6,08%).

Wall Street rebotaba siguiendo la estela de las últimas siete sesiones, en las que el S&P 500, considerado el índice más representativo del mercado estadounidense, ha bailado un 4% o más en las dos direcciones, a medida que se desarrolla la crisis del coronavirus en el país.

Los analistas del parqué señalaban este miércoles la drástica subida del rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años en apenas unas horas, ya que ayer se situaban en torno al 0,65% cuando la Casa Blanca desgranó un paquete de estímulo fiscal de cerca de un billón de dólares, entre aplazamientos del pago de impuestos, asistencia a sectores especialmente afectados como las aerolíneas u hoteles y entrega de efectivo a los ciudadanos.

El martes los inversores reaccionaron con optimismo también a las medidas excepcionales del Tesoro y la Reserva Federal () para aumentar la liquidez de los mercados financieros, por valor de más de US$500.000 millones, que siguieron al descalabro de otro “lunes negro”, peor que el anterior, con caídas no vistas desde 1987 y la volatilidad, medida por el índice Vix, en máximos de hace más de diez años.

No obstante, la incertidumbre impera en el mercado, como expresaron hoy analistas de Wells Fargo en una nota de análisis: “Con los tipos a corto plazo de nuevo en el 0%, la cuestión que surge naturalmente es si a la Fed se le ha acabado la munición”.

En otros mercados, a esta hora el petróleo de Texas caía un 10%, hasta 24,17 dólares el barril; el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subía al 1,062%, el oro cedía a US$1.509.40 la onza y el dólar ganaba terreno frente al euro, que se cambiaba a US$1.0924.