Posición de accionistas no termina de cerrar trato InBev-SAB
Posición de accionistas no termina de cerrar trato InBev-SAB

(Bloomberg).  NV prevé recortar alrededor de un 3 por ciento de su plantilla combinada en el término de tres años tras su adquisición de Plc conforme busca maximizar ahorros por la unión de las cerveceras más grandes del mundo.

Los recortes se implementarán gradualmente y por etapas, informaron las compañías en documentos relacionados con la compra que fueron publicados el viernes. Desaparecerán unos 5.500 puestos de trabajo, según una persona con conocimiento directo del asunto que pidió no ser identificada porque la información es privada.

La eliminación de empleos formará parte del ahorro anual de US$1.400 millones que dijo que espera de la adquisición, equivalente aproximadamente a la décima parte del ingreso anual de US$15.000 millones de SABMiller.

Las productoras de cerveza de consumo masivo aspiran a recortar los costos de producción y de distribución al perder participación en el mercado en manos de marcas independientes más pequeñas de Europa y América del Norte. El año pasado, SABMiller duplicó su meta de ahorro a US$1.050 millones para 2020.

El nivel de ahorro que persigue AB InBev con su combinación con SABMiller es menor que en otros acuerdos anteriores. Logró reducir costos que representaban un 16 por ciento de las ventas cuando compró Anheuser-Busch Cos. en 2008 y la mexicana Modelo en 2013.

AB InBev se caracteriza por manejar sus cerveceras y el contacto con los clientes con gran eficiencia”, dijo Javier González Lastra, analista de Berenberg, en una conversación telefónica. “Harán lo mismo que hicieron en Modelo, donde detectaron que el trabajo que en AB InBev hacían dos personas, en la firma mexicana lo hacían cuatro”.

Las acciones de AB InBev subieron 0,6 por ciento, a 112,50, a las 11.56 a.m. de Bruselas.

La cervecera más grande del mundo dijo que la estimación de recorte de plantilla no incluye áreas como ventas, donde no ha avanzado en planes para la integración debido a restricciones regulatorias. La compañía informó que la oficina central de SABMiller se integrará a su sede en Lovaina, Bélgica, y su oficina de gestión en Nueva York.