El concepto apunta a clientes en barrios residenciales en lugar de empleados de oficina, a quienes sirven las tiendas de conveniencia más pequeñas de Amazon Go. (Foto: Reuters)
El concepto apunta a clientes en barrios residenciales en lugar de empleados de oficina, a quienes sirven las tiendas de conveniencia más pequeñas de Amazon Go. (Foto: Reuters)

abre este martes “Amazon Go Grocery”, en su apuesta por llevar la tecnología sin personas a una etapa mayor, con una tienda en Seattle () que tiene cuatro veces el espacio de compras que tenía su primer local sin cajero, lanzado en enero de 2018.

El concepto apunta a clientes en barrios residenciales en lugar de empleados de oficina, a quienes sirven las tiendas de conveniencia más pequeñas de Amazon Go.

El nuevo formato refleja las ambiciones de Amazon de captar más del gasto semanal de los compradores a través de comestibles, aumentando la competencia con participantes como Kroger, Albertsons y otros.

Se especulaba que la compañía, propiedad de Jeff Bezos y que inició sus actividades vendiendo libros en línea, estaba trabajando en una nueva cadena de tiendas físicas que apunte a un conjunto de gustos más diverso que Whole Foods, que adquirió en 2017.

Al igual que con las tiendas de conveniencia de Amazon, los clientes escanean la aplicación de smartphone “Amazon Go” en un torniquete cerrado para ingresar y comenzar a comprar.

Cientos de cámaras de techo y censores de peso de estantería determinan lo que los clientes agregan a sus carritos, y sus tarjetas de crédito en el archivo se facturan una vez que salen de la tienda, sin necesidad de cajeros ni líneas de pago.

Si un comprador vuelve a colocar un artículo en el estante después de mirarlo, se retira el producto de su cesta virtual.

La empresa entrenó su tecnología para administrar cómo los compradores inspeccionan la fruta que compran, dijo Dilip Kumar, vicepresidente de tecnología y venta minorista física de la compañía.

“Nuestro objetivo es descubrir cómo ser relevantes para los clientes [...], si hacemos un buen trabajo, suceden cosas buenas. Si no lo hacemos, corregimos el rumbo”, indicó Kumar.

No estaba claro cuánto estaba ahorrando Amazon en mano de obra del cajero, en comparación con el gasto en cámaras que sustentan su tecnología. La compañía dijo que contrató a “varias docenas de asociados” para la ubicación, que interactúan con los compradores y reabastecen los estantes.