“La oferta busca brindar al usuario una experiencia que permita que la poblacion joven bancariazada y no bancarizada sea el objetivo de población a la que estamos llegando”, comentó.
“La oferta busca brindar al usuario una experiencia que permita que la poblacion joven bancariazada y no bancarizada sea el objetivo de población a la que estamos llegando”, comentó.
Lucero Chávez Quispe

Actualmente, la regulación actual no permite la entrada de en el Perú, pues esta solo considera a las entidades financieras con espacios físicos. Sin embargo, sí es posible la llegada de los -o aquellos que operan en alianza con una entidad que ya cuenta con licencia y está supervisado por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP ()-.

Es el caso de B89, neo banco que espera anunciar en abril su alianza con la entidad del sistema financiero (banco, caja o financiera) que lo acompañe en sus operaciones en el país; y en diciembre saldría al mercado, informó a este Diario, Javier Salinas, fundador de B89.

“Es así cómo empiezan los bancos digitales, siempre con la licencia de otros, y luego cuando evolucionan van a sacar su propia licencia [challenger banks]; y mientras eso pasa el país se prepara para tener una legislación que permita que existan esos bancos digitales. En el Perú, todavía no es posible”, recalcó Salinas.

De esa misma forma, Nubank, inició operaciones en Brasil para luego convertirse en un challenger bank; y es el modelo que B89 estaría siguiendo en el Perú

LA PROPUESTA DIGITAL

Los neo bancos pueden ofrecer tarjetas de crédito o débito, en función a la entidad financiera que los respalde. Además de ello, B89 busca administrar activos de bienestar (tiempo o salud); y conocer la huella de carbono personal de cada usuario.

Asimismo, al nacer con una propuesta de open banking, podría incluir un agregador de cuentas en donde en una sola pantalla se pueda ver el saldo de todos los bancos de los que es cliente -con su propio consentimiento-; y mover dinero entre cuentas de otros bancos en una sola aplicación.

Es así que el target de B89 son los trabajadores independientes; como las personas que laboran en Airbnb, Rappi, Uber, entre otra aplicaciones.

“Lo que buscan los bancos tradicionales es atender a personas en planilla, donde tienen una mensualidad fija. Lo que pretende un neo banco de esta época es poder ofrecer servicios y productos financieros para personas que no tienen un ingresos constante pero sí tienen un historial de flujo de caja de acuerdo a la actividad que realicen de manera independiente”, agregó.

No obstante, Salinas considera que los usuarios principales de B89 serán nativos digitales, pesonas que usan las apps de los bancos; predominantemente, los millenials y centennials

“La oferta busca brindar al usuario una experiencia que permita que la poblacion joven bancariazada y no bancarizada sea el objetivo de población a la que estamos llegando”, comentó.

TAGS RELACIONADOS