Las bolsas del mundo experimentaron una fuerte alza en el 2019. (Foto: AFP)
Las bolsas del mundo experimentaron una fuerte alza en el 2019. (Foto: AFP)

El 71% de inversionistas anticipan una recesión en el en los próximos dos años, reveló la Encuesta Anual de Inversionistas de Boston Consulting Group (BCG).

En el estudio participaron más de 250 administradores de cartera de negocios y analistas, que tienen a su cargo más de US$300.000 millones en activos.

La razón principal para que más de dos tercios de los encuestados (73%) posea una visión negativa o muy negativa sobre el rendimiento de los mercados de valores en los próximos años es la creencia de que está sobrevalorado.

Esto se debe, en parte, al fuerte rebote que durante el 2019 ocurrió en las bolsas de todo el mundo (por ejemplo, el índice MSCI World aumentó un 24% y el S&P 500, un 29%), sumado a los niveles de valoración récord y la persistente incertidumbre macroeconómica.

“Si la recesión se hace efectiva, sería leve y tendría una contracción de menos del 2% en el PBI real. Se aconseja a las empresas invertir para obtener una ventaja competitiva y un crecimiento futuro, al tiempo que desarrollan un plan contra la recesión para garantizar su resiliencia”, señaló Joaquín Valle, managing director & partner de BCG.

Asimismo, la encuesta indicó que la expectativa de los inversionistas para el Retorno Total de Accionistas (TSR) anual promedio en los próximos tres años es del 5,6%.

¿Cómo obtener una ventaja competitiva?

La encuesta señala que el 50% de las empresas necesitan invertir de manera más agresiva en capacidades y tecnología digital.

También creen que aproximadamente el 40% de las empresas deberían ser más agresivas en la búsqueda de inversiones en investigación y desarrollo (I+D), capacidades de marketing y ventas, y otras vías para la innovación, como el venture capital corporativo.

Por otro lado, enfatiza en que las empresas deben alinear mejor sus estrategias comerciales y de sostenibilidad, así como mejorar la comunicación entre la administración y los inversionistas.

“Solo el 55% de los encuestados indicó que participa activamente en la administración de las empresas en las que invierten o siguen, y solo el 57% dijo que se siente cómodo expresando directamente su frustración a la administración”, apuntó Valle.