Foto: Reuters
Foto: Reuters
Redacción EC

Luego de que el fabricante automovilístico alemán anunció el viernes la llegada a su capital del industrial chino Liu Shufu, que con el 9,69% de la participación se convirtió en el primer accionista de la empresa, Alemania va a investigar si endurece o no las reglas que gobiernan cuando un inversor revela una tenencia en una compañía.

El grupo , propiedad del multimillonario chino, supera así a un fondo público kuwaití que hasta ahora poseía el 6,8% de Daimler, y a los 3,1% que posee -por la compra valorizada en US$9.000 millones.

Li Shufu, el fundador y principal dueño de Geely, reveló el viernes que había acumulado una participación de 9,7% en Daimler, dueña de la marca sin divulgar previamente que había cruzado los umbrales regulatorios de 3% y 5%.

"Con el antecedente del caso actual, el Gobierno federal examinará si las reglas existentes son suficientes para entregar un nivel adecuado de transparencia, o si son necesarias más orientaciones", decía un informe del Ministerio de Economía al comité económico del Parlamento alemán, visto por Reuters el miércoles.

Cualquier decisión sobre el tema será adoptada por el nuevo Gobierno de coalición de Alemania.

Geely trabajó con Bank of America Merrill Lynch, que declinó a formular comentarios, para ayudar a asegurar un 9,69% de la participación con derecho a voto usando derivados para soslayar requerimientos de divulgación, dijeron a Reuters dos personas familiarizadas con el negocio.

La compra de la participación reavivó temores en Alemania de que su cotizada pericia técnica e ingenieril caiga en manos chinas.

Alemania endureció las políticas de divulgación para impedir el éxito de "ataques furtivos" después de que la automotriz Porsche acumuló en 2008 una participación cercana al 30% en Volkswagen sin informar a los inversores.

Lea más noticias de Economía en...