Alfredo Pérez Gubbins, CEO de Alicorp. (Foto: Manuel Melgar/El Comercio)
Alfredo Pérez Gubbins, CEO de Alicorp. (Foto: Manuel Melgar/El Comercio)
Aleksandar Brcic

Terminadas las primeras semanas de aislamiento social obligatorio, la cabeza de la empresa de bienes de consumo más grande del país reflexiona sobre los efectos del coronavirus en la demanda nacional. También comenta sobre los retos operativos y logísticos que se han presentado y anuncia el programa #AyudaAlQueAyuda, una donación valorizada en S/15 millones para las poblaciones más vulnerables y aquellos que trabajan para enfrentar la emergencia sanitaria.

¿Cómo ha cambiado la demanda del portafolio de Alicorp en las últimas semanas?

[…]En los primeros días, sobre todo, por la alta incertidumbre que había, hubo una lógica de aprovisionamiento […] de aquellas categorías que consideramos esenciales, que yo diría que son dos grandes mundos: alimentos básicos y elementos de limpieza, tanto del hogar como limpieza personal. Esos dos mundos han tenido impactos o efectos muy radicales. Hemos visto esto manifestarse muy claramente [en el canal] que nosotros llamamos el moderno, que son los supermercados y algunas tiendas, en donde han tenido una demanda muy grande en los primeros días de este proceso de emergencia sanitaria que luego terminó en una cuarentena y un toque de queda.

Esas categorías de alimentos básicos y cuidados de limpieza, tanto personal como del hogar. han fluido muy bien […]. Alicorp es una empresa que siempre se ha caracterizado por productos como harinas, pastas y aceites. Esas categorías han estado [experimentando] una demanda superior a la que normalmente se da en estas épocas del año. En ese sentido, Estamos viendo que el consumidor empieza a primar el consumo calórico de categorías cuya relación hacia el precio es beneficiosa, como las harinas […]. En el mundo de la limpieza del hogar y de la persona, estamos en todos los frentes, y por ende ha habido ciertos casos de impacto positivo que, por ejemplo, han sido asociados a los geles limpiadores de mano, también hacia las lejías o los desinfectantes [y] los jabones antibacteriales. Nuestro mismo jabón Bolívar, que es un ícono en el mundo de la lavandería, que también tiene usos para el aseo personal, ha tenido niveles de demanda muy importantes.

Y desde el lado de la producción, ¿cuál es la situación?

Nosotros tenemos líneas de producción que son muy independientes unas de la otras […]. Nuestra priorización con respecto de las líneas [incluye] varios elementos. El primero de ellos es el tema de regulación y foco en nuestros trabajadores asociados a la salud […]. Líneas que tenían una alta cantidad de trabajo manual [han sido] despriorizadas versus las más automatizadas por el hecho de no poner a los trabajadores en riesgo. Hemos también cambiado nuestra forma de hacer los turnos de trabajo, y esos han ido muy alineados con las mejores prácticas asociadas con el contexto en el cual venimos trabajando. Hemos priorizado, sí. Pero el primer concepto ha sido la salud de nuestros trabajadores para que ellos puedan trabajar en un escenario y contexto absolutamente seguro.

Ahora cuando hablas del punto de vista de nuestros propios productos, acuérdate que nosotros vendemos muchas marcas y presentaciones […]. Lo que estamos empezando a hacer es primar aquellos productos que le permitan a la cadena productiva fluir más rápidamente y poder sacar los productos en los puntos de venta con mayor facilidad […]. Todo esto se ha hecho en un contexto en el cual el gobierno, con justa razón, ha ido tomando una serie de medidas para salvaguardar los intereses sobre todo de salud en la población y ha ido restringiendo la flexibilidad para poder uno trabajar, en el gran sentido de la palabra. En ese sentido, también se han esforzado para [que] industrias esenciales como la nuestra, puedan trabajar. Igual tenemos muchas restricciones. Desde cómo nuestros trabajadores llegan a las plantas productivas, a los almacenes, a nuestras labores comerciales. Todo eso ha sufrido cambios y con cada cambio que hay […] tenemos que reorganizar toda nuestra estructura de trabajo […].

Con lo anterior, ¿se podría estimar qué porcentaje de la producción está paralizado?

No va a ser exacto el monto que te voy a decir, pero [estamos operando] más o menos al 80%, considerando diversos criterios, porque ha habido ciertos productos que consideramos no esenciales y, por lo tanto, despriorizado su producción para no poner en riesgo a nuestro personal. Aparte, porque teníamos inventarios que nos permitían continuar vendiendo el producto […].

En las líneas de producción que están detenidas, ¿los trabajadores de planta han sido reubicados a otros productos temporalmente o se encuentran con licencia?

Es una mezcla de factores […]. Felizmente, tenemos una organización de todos nuestros turnos de trabajo con mucha flexibilidad para poder reubicar a nuestros trabajadores en la mejor medida posible, porque cuando tienes una línea de producción cuyos trabajos pueden ser realizados por diversos tipos de operarios no hay ningún problema. Cuando hay mucha mayor especialización ahí sí tenemos que hacer otros tipos de cambios al proceso.

¿Qué tan afectadas se verán las expectativas de la empresa para el 2020?

Nosotros teníamos para el año 2020, como lo comunicamos al mercado en nuestra llamada con inversionistas y a los medios posteriormente a principios de marzo, un año ambicioso […]. Obviamente el contexto actual nos está obligando a repensar, a priorizar una serie de iniciativas y proyectos que teníamos para este año. Acabamos ayer de cerrar el primer trimestre, no tenemos las cifras todavía. Me siento tranquilo, ya estaré comunicando cuando tenga las cifras determinadas, cerradas y analizadas […]. Ahora pensando en lo que resta del año, esta es una de las pocas ocasiones en las cuales nos es bien complejo estimar qué puede pasar en adelante porque hay muchas variables que no conocemos y que es la primera vez que se dan […] Entonces, pensando en el 2020 como un año, Obviamente, las metas que teníamos eran ambiciosas, no creo que vayamos a llegar a las mismas, pero haremos el mayor esfuerzo posible. Todavía es un poco temprano para decir exactamente a dónde creemos que vamos a llegar. Hay muchas variables en el aire que no me permiten tener una sensibilidad acerca de capacidades de predicción. Los siguientes dos meses van a ser claves en ese sentido […].

Sectores clave como gastronomía no están operando. Dadas las nuevas restricciones y horarios muchas bodegas están optando por cerrar sus puertas. ¿Cuáles son los riesgos que observa con respecto a la cadena de pagos? ¿Cree que se podría romper en algunos puntos?

[…] Creo que las medidas que ha tomado el Banco Central habilitando esa gran línea de garantías para que sean canalizadas a través del sistema financiero [...] nos dan una señal muy positiva con respecto al nivel de prioridad que el Gobierno le está dando al problema de riesgo de la cadena de pagos. Ahora, en el día a día, un restaurante cerrado, por ejemplo, es un restaurante que no vende y no genera caja para poder pagar. Nosotros mismos ya estamos sintiendo a algunos de nuestros clientes que empiezan a decirnos que hoy en día tienen ciertos problemas de liquidez y preguntan cómo los podemos apoyar. Entonces, acá se puede hacer un esfuerzo consensuado en el que, a través de acceso a productos del sistema financiero y también [con] cierta flexibilidad de otras partes de la cadena, como nosotros mismos, vamos a poder ayudar. Al final del día, nuestro objetivo como compañía asociado a esa relación con el cliente es que siga exitoso, que crezca, que se desarrolle. Esto es un contexto que nadie esperaba pero que sabemos que de una u otra manera vamos a salir adelante […].

El MEF ha impulsado beneficios tributarios para empresas que hayan facturado hasta S/21 millones durante el 2019. ¿Considera que estos deberían ampliarse a empresas por encima de este límite?

Estamos en un contexto muy complejo, que está afectando de manera muy material a muchísimas industrias. La nuestra sí está siendo afectada en cuanto a su forma de operar, pero estamos operando. Muchas otras industrias, empresas de todo tamaño [...] no están operando. Yo creo que el enfoque de toda estrategia, sea de corte tributario o de apoyo, tiene que estar orientado a ayudar a dichas empresas. Obviamente, empezando siempre por las más pequeñas, pero nunca olvidarnos de las grandes también […] ellas también están sufriendo. Nosotros nos vemos en este caso en una situación en la que lo único que pedimos es que toda la parte de restricciones asociadas al ambiente de trabajo en un contexto de emergencia sanitaria se realice considerando a empresas que tenemos el deber de proveer alimentos esenciales a la población […].

Ayer [miércoles] se presentó la iniciativa #AyudaAlQueAyuda, ¿cuál es el objetivo?

[…]Como compañía estamos comprometiéndonos a donar 15 millones de soles, que creemos que van a ser fundamentales para ayudar desde nuestro frente a que la recuperación de la población menos favorecida sea la correcta. Este monto lo queremos donar en la forma de lo que producimos: alimentos, productos de higiene personal, de limpieza del hogar. Y, sobre todo, orientándolos a aquellas familias que son las más vulnerables que tiene hoy en día el Perú, aquellas personas que vivían del día a día y que hoy no pueden salir a trabajar. También estarán enfocados en las personas que nos ayudan hoy en día, como el personal de salud que atiende hospitales, que deja en casa a sus familias, a todos los efectivos policiales que están cuidando el orden, la seguridad en las calles y que también dejan a sus familias en sus casas, y a todos los organismos al Estado que también están dando mucho de su parte, con productos y también con conocimiento y experiencia […]. Somos una empresa con un claro propósito que es alimentamos un mañana mejor. Creo que ese propósito, que definimos hace algunos años, se alinea perfectamente con la realidad que vivimos hoy y la responsabilidad que como compañía tenemos al respecto […].

¿Se ha calculado a cuántos alcanzará la iniciativa?

Estamos justamente viendo lo que va a significar en cuanto al número de personas o familias. Vamos a preparar canastas de productos [y] creo que podemos llegar a 400.000 canastas. Eso implica, de nuestro lado, unas 1.200 toneladas de productos. Estamos afinando los cálculos, pero eso va a ser una parte de los 15 millones de soles, porque es a nivel compañía. Para el Perú van a ser 10 millones más o menos y de esos 10, un poco más del 50% estaría orientado en el frente que te menciono. También vamos a incluir ahí otras iniciativas asociadas, como el Pan Bicentenario.

Luego está la entrega, ¿cómo se organizaría?

[…] Nosotros hemos encontrado canales que son muy potentes utilizando a las fuerzas del orden, llámese a la policía, fuerzas militares. Por ejemplo, en el caso del Pan Bicentenario, lo estamos haciendo con las Fuerzas Armadas. En el caso de lo que ya hemos hecho de kits de productos, lo hemos hecho a través de la policía, [enfocándonos en] ciertas poblaciones que consideramos de alto riesgo porque eran las más vulnerables […]. Entonces, básicamente estamos apalancándonos en la preparación de nuestros productos en nuestra cadena de distribución. Para la llegada de productos a las poblaciones, nos estamos apalancando fundamentalmente en la policía y las Fuerzas Armadas.

Dentro de lo que es la logística propia de la empresa, ¿qué tan difíciles han sido las últimas semanas? ¿Qué dificultades han encontrado para asegurar el abastecimiento?

[En los insumos que importamos] hemos tenido que solucionar día a día una serie de problemas que se han ido generando en los diversos puntos de origen, [en] las embarcaciones mismas, [en] los puntos de llegada. Ahora, tú continúas ese viaje y el producto que importaste comienza a pasar por toda la parte logística interna peruana antes de llegar a la parte de la manufactura, y ahí también ha habido una serie de restricciones, como circulación de camiones, circulación de personal de transporte, que hemos ido solucionando en coordinación con la SNI y de manera directa con Produce y autoridades del gobierno […]. Luego ya viene toda la parte de distribución, que es el transporte, el almacenaje y no olvidemos la relación comercial que tiene que existir de manera continua con los clientes. Todo ese aparato sí se ha visto afectado.

"Para la llegada de productos a las poblaciones, nos estamos apalancando fundamentalmente en la policía y las Fuerzas Armadas". (Foto: Andina)
"Para la llegada de productos a las poblaciones, nos estamos apalancando fundamentalmente en la policía y las Fuerzas Armadas". (Foto: Andina)

Estamos teniendo que aprender a trabajar de maneras muy distintas. En la parte más física de la operación, teniendo mucha flexibilidad en el manejo de las personas y luego en el ruteo de nuestros camiones. Pero luego ya en la parte de relación comercial […] hemos ido rompiendo paradigmas, aprendiendo este proceso y viendo cómo podemos relacionarnos de una manera mucho más eficiente con el cliente al final del día. Entonces todo este aparato logístico, que termina entregando el producto en el punto de venta, ha tenido muchas variaciones. Es más, esas variaciones continúan ya que la permisología o los requerimientos para sacar un permiso están variando, porque las horas de restricción se amplían, porque los pedidos empiezan a salir con cierta vigencia.

Todo esto genera una serie de problemáticas. Ahí hemos coordinado con la SNI, directamente también con los ministerios que corresponden. Encontramos voluntad, pero también es un espacio que genera cierta preocupación para nosotros en los siguientes meses. Es decir, si estas restricciones no son manejadas de manera correcta y sobre todo entendiendo [la] dinámica que tienen las empresas como nosotros, que somos muchas [y] que cumplimos una labor esencial de abastecimiento de alimentos, podemos tener ciertos problemas y restricciones. Es nuestro trabajo hacer ver el tipo de cambios que se tienen que hacer o los impactos que generan las nuevas regulaciones y es ahí donde estamos trabajando muy de la mano con las entidades que correspondan. Pero las complejidades continúan y tenemos que adaptarnos diariamente.

Hemos hablado de cómo le ha ido durante las últimas semanas al negocio en el Perú. ¿Cuál es la situación de la operación que lleva la empresa en otros países?

Cada país tiene su propia dinámica, tanto por el modelo de negocios que nosotros tenemos ahí como por la coyuntura misma del país [...]. Dentro del contexto, estamos operando bien. Los resultados que vemos son buenos. Lo que habrá que ver en cada uno de esos países y en las categorías que tenemos, es cómo se desarrolla durante el efecto de la pandemia y el post también. Hemos visto ciertos países que han reaccionado más rápido que otros.

Argentina ha estado conviviendo con una crisis previa a la pandemia muy fuerte y por lo tanto no es un país que solamente se ve afectado por la pandemia en particular, sino por una crisis económica que venía trabajando. Nuestra operación ahí ha venido teniendo bastantes buenos resultados. Aprendiendo y volviendo a cambiar nuestro modelo de negocio para adaptarnos a las situaciones que teníamos, pues ahora tiene una naranja más que mover […].

En el caso de Brasil, la situación es un poco distinta. Hemos visto que el país comenzaba a agarrar fuerza en cuanto a su recuperación y vuelta a la senda de crecimiento. Obviamente, el efecto pandemia va a tener impactos […]. El país no está tomando todavía las acciones que ha tomado, por ejemplo, el Gobierno Peruano, que se está convirtiendo en un ejemplo a nivel regional y, por qué no, a nivel mundial, con ciertas limitaciones obviamente. Ahí yo [lo] vería con más cuidado. Nuestra operación sí ha venido bien en estos primeros meses del año.

Nuestra operación en Bolivia, que es similar a la del Perú […] también venía en una situación un poco más compleja. No había parado de crecer el país, pero sí tenía muchos problemas políticamente […] y nosotros estábamos conviviendo con esa dinámica y teniendo buenos resultados. En el contexto de hoy, es la potencia de esa organización la que nos permite [estar] tranquilos con respecto de los resultados hasta ahora y con respecto a la estrategia que tenemos para seguir operando en los meses siguientes. Habrá que ver las decisiones políticas que tienen que tomarse pero obviamente son variables que iremos manejando conforme se vayan dando.

Ecuador es donde quizás más complicado se ha dado [el efecto del coronavirus]. Ustedes han visto toda la información que se conoce sobre el impacto que la pandemia está teniendo, pero, previo a ello, Ecuador era un país que económica y estructuralmente [presentaba] una serie de limitaciones. Es una economía dolarizada pero que, a raíz de los problemas por el precio del petróleo, ha tenido sus cuentas fiscales no muy ordenadas. El gobierno actual ha estado haciendo todos sus esfuerzos para buscar ordenar las cuentas fiscales, que son las que han generado de alguna manera esta contracción en la actividad económica.

Nosotros finalmente tenemos una operación, que es la más grande allá, que es en alimento para camarones, que es una industria de exportación. Por lo tanto, esos elementos no nos han afectado realmente. Al consumo teóricamente sí, [aunque] nuestra operación no es tan grande, pero ha venido creciendo [de manera] bastante sana por las categorías en las cuales operamos. En la parte de alimento para camarones, esa industria se ha visto afectada hoy en día más por las dificultades que genera el poder operar en un contexto de pandemia. Por un lado, es un negocio que el producto final es vendido como gran mercado a China. Todos sabemos el contexto actual de China, que hoy en día está en un proceso de recuperación lenta de los efectos de la pandemia. En ese sentido, es una relación directa con respecto a las operaciones de la industria camaronera ecuatoriana. Entonces, nuestra visión es un impacto negativo en el corto plazo, pero irá recuperándose conforme vaya pasando el año […].

¿Cómo les ha ido con los productos de Intradevco tras la compra de la empresa el año pasado?

En el contexto actual, en el que el consumidor, ante efectos de la pandemia, está enfocando mucho de su consumo en temas de limpieza del hogar y personal, lo bueno [es que] muchas de las categorías […] se están viendo beneficiadas. La inversión está, creo yo, en el camino correcto. Está creciendo y va a dar los niveles de retorno que habíamos establecido y muy por encima de esas metas iniciales. Eso sí, con mucha responsabilidad en el contexto actual. Estamos poniendo todos los recursos en aquellos productos que hoy en día el consumidor más necesita. Es más, como hablábamos al momento de [la] donación, una buena parte de esta va a venir con productos asociados a los que Intradevco produce. Nosotros creemos que eso es exactamente lo que una empresa con propósito tiene que hacer, dando a la población lo que necesita, y donando al que más necesita […].

La deuda de la que se hizo la empresa fue bastante fuerte. ¿La coyuntura actual afecta los cronogramas de pago? ¿Se buscará un refinanciamiento respecto a este compromiso?

La compra fue por poco más de US$500 millones y previa a esta compra, unos meses antes, habíamos comprado otra operación por poco más US$400 millones en Bolivia. El endeudamiento subió a un ratio que es el que más manejamos como deuda neta Ebitda de poco más de tres veces, que es dentro del rango aceptable, pero alto. Nuestro compromiso con inversionistas, bancos y demás instituciones fue que íbamos a hacer una estructuración de la deuda acorde con la compañía, cosa que hicimos. Sacamos un bono por más US$500 millones, en soles, al mercado internacional que fue un éxito rotundo. Obviamente, el cronograma de pago es a 10 años. Por lo tanto, Alicorp, como compañía, no tiene ningún tipo de problema respecto al cronograma de pagos. Es más, nuestra situación de apalancamiento a fines del año pasado, a menos de un año de la compra, había bajado de un poco más de 3,4 veces, si no me equivoco, a 2,5 veces, que está dentro del rango donde nos queremos mantener como compañía: entre 2 y 2,5 […]. A nivel de liquidez, que es la capacidad de pagar los compromisos que tenemos a corto plazo, no hay ningún problema. El nivel de acceso que tiene la compañía a líneas de crédito es muy amplio en la banca local e internacional. Hemos tomado todas las precauciones del caso, tomando y utilizando una serie de líneas de corto plazo, para asegurarnos que a nivel de caja tenemos aún más de lo que debemos necesitar, simplemente con un criterio de conservaduría total.

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

____________________________________________

¿Qué es un coronavirus?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden llegar a causar infecciones que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, que se pueden contagiar de animales a personas (transmisión zoonótica). De acuerdo con estudios, el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano, mientras que el MERS-CoV pasó del dromedario a la gente. El último caso de coronavirus que se conoce es el covid-19.

En resumen, un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano y debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo.

¿Debo usar mascarilla para protegerme del coronavirus?

Si no tiene síntomas respiratorios característicos del covid-19 (tos) ni debe cuidar de alguien que esté infectado, no es necesario llevar una mascarilla.

La OMS recomienda evitar su uso, debido a que en esta pandemia, estos implementos puede escasear. Ahora, recuerde que si usa uno, este es desechable; es decir, solo se puede utilizar una vez.

¿Qué es la covid-19?

La covid-19 es la enfermedad infecciosa que fue descubierta en Wuhan (China) en diciembre de 2019, a raíz del brote del virus que empezó a acabar con la vida de gran cantidad de personas.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus designó el nombre de este nuevo coronavirus como SARS-CoV-2.

TE PUEDE INTERESAR