“La gente necesita más gigas o megas, necesita más velocidad para hacer teletrabajo y tele educación; eso requerirá nuevos servicios y planes por parte de usuarios a los operadores”, indicó Rafael Muente, presidente del Consejo Directivo de Osiptel. (Fuente: GEC)
“La gente necesita más gigas o megas, necesita más velocidad para hacer teletrabajo y tele educación; eso requerirá nuevos servicios y planes por parte de usuarios a los operadores”, indicó Rafael Muente, presidente del Consejo Directivo de Osiptel. (Fuente: GEC)

Ante la alta demanda por servicios de por el aumento del trabajo remoto y la tele educación, ha otorgado una serie de facilidades para contratar estos servicios que no comprendan la entrada de personal al domicilio de los usuarios para prevenir el contagio del .

En este escenario, las operadoras móviles se verán beneficiadas y serán uno de los pocos sectores que mejorarán sus ingresos y rentabilidad, explicó el presidente del Consejo Directivo de Osiptel, Rafael Muente. Ello pese a que se ha restringido el corte del servicio para usuarios que no paguen sus servicios, indicó en entrevista con El Comercio.

—¿Qué oportunidades tiene el país con la alta demanda por interconectividad en épocas de aislamiento?

Tenemos que reinventarnos hasta cierto punto y buscar soluciones creativas y potenciar algún tipo de adaptación a estos tiempos, lo que implica buscar nuevas alternativas de comunicación productiva y esto es una necesidad que se verá fortalecida por la necesidad que existe en la sociedad de mayor incremento de operaciones y actividades virtuales. El Perú es uno de los países con más potencial de desarrollo de alternativas de telecomunicaciones, que no se han venido usando, como la banca electrónica y comercio por internet. El Perú no ha tenido el mismo nivel de utilización, de penetración en el mercado como otros países. Por ello, hay gran oportunidad para que las personas y empresas de telecomunicaciones puedan fortalecer sus actividades y colaboren con el desarrollo de la economía y normalidad económica en esta época de crisis.

La mayor oportunidad posiblemente tiene que ver con el sector telecomunicaciones, que tiene oportunidad de fortalecerse y de incrementar su rentabilidad en estos tiempos. Es uno de los sectores que podría terminar creciendo en tiempos donde se están derrumbando otro tipo de actividades.

—¿Cómo sería beneficiado el sector telecomunicaciones?

Un estudio de Macroconsult menciona que unos de los sectores beneficiados en esta situación será el de telecomunicaciones por una mayor demanda del servicio. Existen diversos estudios con proyecciones de crecimiento de 1% a nivel global justamente para las telecomunicaciones. Si se habla de mayor servicio, eso significa mayores prestaciones y mayor participación. Algunos problemas por limitación de ciertos servicios se van a ver compensados largamente por el requerimiento mayor de otros servicios. La gente necesita más gigas o megas, necesita más velocidad para hacer teletrabajo y tele educación; eso requerirá nuevos servicios y planes por parte de usuarios a los operadores. Y todo eso termina beneficiando a la industria y consolidándola si se aprovechan las oportunidades.

No hay cómo pensar que el sector telecomunicaciones será golpeado por esta crisis ni en el Perú o el resto del mundo. No veamos con ojos de crisis a este sector en particular, porque es una pieza clave del proceso de reacomodo de la economía. El sector telecomunicaciones brilla por su robustez en este shock económico, y hay gran mercado potencial en banca electrónica y comercio por internet. Otro aspecto es que las empresas tienen que hacer es un ejercicio de adaptabilidad en sus servicios y prestaciones; y buscar alternativas que generen más beneficios a los usuarios y empresas.

La banda ancha se ha visto saturada por el mayor uso de trabajo remoto y tele educación. (Foto: Pixabay)
La banda ancha se ha visto saturada por el mayor uso de trabajo remoto y tele educación. (Foto: Pixabay)

—En ese sentido, Osiptel ha emitido disposiciones para acceder a productos de las operadoras.

Al inicio dispusimos una prohibición de corte de servicio a aquellos usuarios en complejidad de pagar; pero al mismo tiempo tomamos medidas para que las empresas de telecomunicaciones hagan la gestión del tráfico para el teletrabajo. Después, sobre la prolongación de la emergencia, dispusimos algunas medidas de flexibilización para que entidades de educación tengan acceso a mayores capacidades y las empresas puedan fortalecer aquellas capacidades en infraestructura o software para teletrabajo o tele educación.

Ha habido una tercera fase en la que hemos determinado la posibilidad de que empresas puedan hacer uso de alternativas como internet móvil con chips que se puedan entregar a domicilio sin generar contacto físico; y sin cumplir requerimiento de la huella dactilar, la identificación biométrica, que sabemos que es un riesgo muy alto de contagio. Esa alternativa de internet móvil no está asociada a ningún número telefónico, entonces no se requiere identificación biométrica.

Igual con el internet inalámbrico, algunas empresas ya lo venían utilizando, que es un modem que dentro tiene un chip y permite conectarse de ese modem a una computadora o laptop. No utiliza internet fijo, sino internet inalámbrico para poderse contactar via internet.

“La gente necesita más gigas o megas, necesita más velocidad para hacer teletrabajo y tele educación; eso requerirá nuevos servicios y planes por parte de usuarios a los operadores”


Rafael Muente, presidente de Consejo Directivo de Osiptel

—¿Por qué no se ha facilitado el internet fijo?

El internet fijo lo hemos aprobado para call centers, instituciones educativas, en situaciones muy puntuales. También hemos aprobado en la última disposición la posibilidad de líneas móviles para entidades de salud; en ese caso solo una persona será la que pone su huella dactilar. Pero el decir que tenemos que seguir con modelo tradicional y exponer a personas a contagios no creemos la mejor alternativa. Vamos a seguir interactuando con empresas para evaluar cuáles son las alternativas que puedan ser manejables dentro de los protocolos sanitarios.

Algunos dicen que necesitamos que la gente tenga internet fijo, pero eso supone el ingreso de un personal al domicilio, y como sabemos hay grandes riesgos de contagio tan solo con el contacto no tan cercano de la gente. Entonces, qué podemos esperar si entra personal al domicilio y recorre las habitaciones. No podemos insistir en alternativas que generan riesgos de salubridad, sino más bien buscar alternativas distintas que eviten esta situación.

—La banda ancha se ha visto saturada dado el uso elevado por teletrabajo y tele educación...

Aquí tenemos un problema que es el de infraestructura, y ahí también ha faltado una mayor decisión para establecer con mayor estrictez la necesidad que se instale infraestructura de las redes móviles en las ciudades y los campos. En muchos casos las municipalidades se han opuesto a la instalación de antenas, bajo el fundamento de que los vecinos se oponen. Y hoy sabemos cuál es la importancia de tener una infraestructura robusta de telecomunicaciones móviles. Por tanto, ahora debemos justamente empujar el establecimiento de una infraestructura mucho más robusta, ya con miras al 5G que tiene que llegar de todas maneras. Existen alternativas que tenemos que ir adoptando y desanclarnos de productos y esquemas tradicionales.

La velocidad de internet se mide en función a la velocidad de modem a la conexión de un aparato electrónico; si se usan más dispositivos, se verá reducida. (Foto: GEC)
La velocidad de internet se mide en función a la velocidad de modem a la conexión de un aparato electrónico; si se usan más dispositivos, se verá reducida. (Foto: GEC)

—Este martes las operadoras debían presentar sus modelos de pago para los usuarios morosos durante cuarentena, ¿qué han encontrado?

Se están evaluando los distintos planes que no son idénticos entre operadoras. Estamos viendo si existe alguna necesidad de intervención de Osiptel en esas situaciones porque estos planes deben responder a criterios objetivos, y no pueden responder a criterios que puedan ser discriminatorios. Las operadoras ya deben estar publicando en la web sus planes respectivos y adoptando las medidas de facilidades de pago para los usuarios que deben.

—¿Se espera algún impacto en las telcos por la mayor cantidad de morosos?

Algún operador por ahí ha planteado un cupo para esto del fraccionamiento, o sea hay un número de usuario que pueden acceder de mi base de usuarios que puedan deberme y no voy a aceptar más. Por otro lado, el fraccionamiento —que no es una medida que vino de Osiptel— implica un impacto en el flujo de caja de las empresas pero será compensado por los mayores requerimiento de servicios que los usuarios buscan.

A diferencia de otros sectores paralizados que no logran siquiera alguna facturación, telecomunicaciones está facturando y emite recibos y obtiene mayor demanda de servicio, ya sea en cantidades mayores o velocidades mayores, lo cual va a compensar la relativa restricción de las altas de servicios tradicionales como telefonía móvil e internet móvil.

Operadoras móviles. (Foto composición: AFP / GEC)
Operadoras móviles. (Foto composición: AFP / GEC)

—De otro lado, se conocía que la Comunidad Andina (CAN) aprobó que el , ¿se podría adelantar esta medida ante la cuarentena?

Esta es decisión de la Comunidad Andina. Nos llegó la copia de comunicación del secretario general de la CAN, ASIET, que son las empresas privadas que dan servicios de telecomunicaciones en la región. En su momento, solicitó la postergación de la decisión de la CAN respecto al roaming, pero la respuesta del secretario general fue contundente, y más bien dijo que deber acelerarse la medida y no postergase por la necesidad urgente de los usuarios en la CAN de comunicarse entre ellos. Y mas bien mostró enojo por las empresas de telecomunicaciones. Entonces, la decisión va y no se postergará.

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

_________________________

¿Qué es la covid-19?

La covid-19 es la enfermedad infecciosa que fue descubierta en Wuhan (China) en diciembre de 2019, a raíz del brote del virus que empezó a acabar con la vida de gran cantidad de personas.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus designó el nombre de este nuevo coronavirus como SARS-CoV-2.

¿Cuáles son los síntomas del nuevo coronavirus?

Entre los síntomas más comunes del covid-19 están: fiebre, cansancio y tos seca, aunque en algunos pacientes se ha detectado dolor corporal, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta y diarrea. Estos malestares pueden ser leves o presentarse de forma gradual; sin embargo, existen casos en los que la gente se infecta, pero no desarrolla ningún síntoma, precisó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, la entidad dio a conocer que el 80 % de personas que adquieren la enfermedad se recupera sin llevar un tratamiento especial, 1 de cada 6 casos desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar, la gente mayor y quienes padecen afecciones médicas subyacentes (hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes) tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave y que solo el 2 % de los que contrajeron el virus murieron.

VIDEO RECOMENDADO

PRESIDENTE OSIPTEL

TE PUEDE INTERESAR