Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Negocios

¿Por qué Disney, HBO o Warner Bros no pueden dejar a Netflix pese a sus deseos?

Los grandes estudios de Hollywood han dicho que restringirán la distribución de películas o series en la plataforma de Netflix, pero ello no mataría al gigante del streaming

Netflix

Netflix cuenta con cerca de 150 millones de suscriptores en todo el mundo. (Foto: Reuters)

Netflix cuenta con cerca de 150 millones de suscriptores en todo el mundo. (Foto: Reuters)

Los estudios de Hollywood dicen que están rompiendo con Netflix; pero la realidad no es tan simple.

Hace dos años, Walt Disney Co. se separó de Netflix Inc. en una declaración pública de guerra. El propietario de las películas de Star Wars, Marvel y Pixar dejaría de otorgar licencias de películas a la cadena de televisión en línea de pago más popular del mundo. En cambio, Disney planeaba restringirlos a sus propios servicios de transmisión.

► Netflix y el ultimátum de 6 meses que debe superar si quiere seguir con vida
► Netflix compra marca infantil en medio de rivalidad con Disney
► Netflix venderá US$2.000 mlls. en bonos para financiar contenidos ante competencia

Sin embargo, el gigante de los medios de comunicación dejó de lado un detalle clave: bajo su acuerdo actual, todas las películas estrenadas entre enero de 2016 y diciembre de 2018, incluidas épicas como "Black Panther", volverán a aparecer en Netflix a partir de 2026, aseguran personas familiarizadas con el tema. Otros titanes de los medios como NBCUniversal y AT&T Inc. —el propietario de HBO y Warner Bros— se enfrentan a problemas similares. Netflix, con cerca de 150 millones de suscriptores en todo el mundo, tiene algunos de sus programas más populares asegurados durante años.

"No ha habido un retiro universal", asegura Michael Nathanson, analista en MoffettNathanson LLC.

Se ha hablado mucho en las últimas semanas sobre la posibilidad de que Netflix pierda programas populares como "Friends" y "The Office", ya que los dueños de esos programas (AT&T y NBC, de Comcast Corp.) planean sus propios movimientos en línea y debaten si deben seguir abasteciendo programas. Netflix ha utilizado sus programas y películas para revolucionar la televisión de pago y construir un negocio de transmisión que los inversionistas avalúan en más de US$150.000 millones.

Los bajistas de Netflix han señalado los riesgos de que la empresa pierda contenido popular. Aunque las acciones han subido 30% este año, han perdido más de 9% desde que alcanzaron un máximo a principios de mayo.

Pero al igual que Disney, las compañías que poseen las series de Netflix están obligadas por acuerdos que firmaron hace mucho tiempo, afirman estas personas, quienes pidieron no ser identificadas por tratarse de información que no se ha hecho pública.

Toy Story 4

Disney compartió cinco nuevos afiches de la película "Toy Story 4". (Foto: Disney Pixar)

De acuerdo con estas personas, de los 10 programas con licencia más populares en Netflix, al menos ocho estarán disponibles durante los próximos años. "Grey’s Anatomy", "The Walking Dead" y varios programas de la red CW, incluidos "Riverdale" y "Supernatural", permanecerán en Netflix durante el tiempo que estén al aire, y luego por tres a seis años, según las personas. Eso significa que estarán en Netflix hasta al menos 2023, y probablemente mucho después de eso.

Y cuando las grandes películas de Marvel, Star Wars y Pixar regresen a Netflix en unos años, desaparecerán del propio servicio en línea de Disney, según estas personas.

Disney comenzó a otorgar licencias de películas a Netflix en 2012, cuatro años después de que el servicio de transmisión accediera a 2,500 películas a través de un acuerdo con la red de cable Starz. Los estudios de Hollywood veían a Netflix como una forma lucrativa de reemplazar las reducidas ventas de DVD. Nickelodeon, Warner Bros., Fox y otros cobraron, entregando a Netflix algunos de sus programas más populares. Muchos dudaban de la viabilidad a largo plazo de Netflix, por lo que los acuerdos pueden no haber parecido una gran apuesta.

Pero sus programas fueron una bendición para el naciente servicio de transmisión de Netflix, que tenía una pequeña biblioteca de películas antiguas cuando debutó en 2007. Netflix operó en línea durante cinco años antes de lanzar su primera serie original, construyendo su audiencia en línea con series de otras compañías. Miles de ellas.

La biblioteca de programas de otras compañías en Netflix fue tan exhaustiva que, antes del debut de la compañía en 2013 en el Reino Unido, Kasey Moore comenzó un sitio web solo para rastrear qué programas entraban y salían del servicio cada mes. Moore llamó a la página web What’s on Netflix?, y ahora recibe 4,5 millones de visitantes al mes.

"Hay miles de títulos en la biblioteca de Netflix", dijo Moore en una entrevista. "Simplemente tenía sentido que alguien lo rastreara todo".

Ya en 2011, los estudios empezaron a preocuparse de que Netflix estuviera dañando sus negocios. La compañía superaba los 20 millones de clientes en línea, y la audiencia televisiva entre los jóvenes espectadores disminuyó. Pero no podían rechazar el dinero. Se esperaba que Disney recibiera más de US$350 millones al año al otorgar a Netflix los derechos para mostrar sus películas después de que salieran de los cines, según estimaciones de analistas en ese momento.

Esas preocupaciones se han intensificado a medida que la televisión tradicional va en declive y Netflix continúa creciendo. Y ahora las compañías de medios más grandes del mundo se apresuran a construir sus propios servicios en línea. Disney presentará Disney+ en noviembre, seguido de ofertas de AT&T y NBCUniversal. Todos están evaluando qué programas necesitarán para atraer a los suscriptores.

"Vamos a tener que tomar gran parte de nuestro contenido que ha sido licenciado a otras partes y traerlo de vuelta al redil", dijo el director ejecutivo de AT&T, Randall Stephenson, en una conferencia de inversionistas en mayo.

Solo un problema: AT&T, que compró Time Warner por US$85.000 millones el año pasado, tiene gran parte de su contenido de cine y televisión comprometido con Netflix y otros. Warner Bros., que posee "Friends", es el mayor productor de televisión en Hollywood y ha desarrollado su negocio a partir de las licencias para terceros.

Bajo AT&T, reservará algo para un nuevo servicio de transmisión, pero continuará vendiendo programas a Netflix, Amazon.com Inc. y Hulu, de Disney, según varias personas familiarizadas con sus planes. El hogar de "Friends" y "The Big Bang Theory" cuenta demasiado con tales ventas para renunciar a los acuerdos con terceros.

NBCUniversal está pensando de manera similar. La compañía podría mantener "The Office" para su próximo servicio de transmisión, pero ha sostenido conversaciones con Netflix, Hulu, Amazon y AT&T sobre la venta de los derechos. Incluso si NBCUniversal decide quedarse con el programa para sí mismo, seguirá licenciando programas como "The Good Place" a Netflix.

De todos modos, Netflix ha estado produciendo más por su cuenta. La compañía tendrá más de 1.000 piezas de programación original este año. Para cuando finalice el acuerdo por "The Office", Netflix tendrá al menos 3,000 nuevos programas en su biblioteca y probablemente superará los 200 millones de suscriptores en todo el mundo.

"La gente no está entendiendo", dijo Nathanson. "La pérdida de títulos anteriores no matará a Netflix ni retardará el crecimiento de suscriptores. Simplemente los obliga a producir más contenido original".

Tags Relacionados:

Netflix

HBO

Disney


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada