Farmacias, ¿precios más bajos siempre?, Jimena de la Quintana
Farmacias, ¿precios más bajos siempre?, Jimena de la Quintana

El mercado hace libre a los ciudadanos, porque nos permite la posibilidad de elegir. En mercados que se rigen por la oferta y la demanda, la libre competencia nos entrega ese poder a los consumidores, una batalla que se ha ido ganando en el mundo y que ha generado  bienestar para las poblaciones. Hoy casi nadie, en ningún lugar del planeta, duda en proteger la libre competencia.


La competencia, además, ha llevado a las empresas a ser más disciplinadas en su carrera por conquistar a los consumidores. Y es que estas logran ser más o menos competitivas de acuerdo a su grado de eficiencia, lo que las lleva a ofrecer mejores productos y precios. Pero el círculo virtuoso del libre mercado se quebró. Un acuerdo ilícito entre competidores fue descubierto por el Indecopi, que anunció la semana pasada que, “sancionó, en primera instancia administrativa, a cinco cadenas de por concertar precios de medicamentos y complementos nutricionales”.

Arcángel, Fasa, , y Felicidad han sido multadas con casi nueve millones de soles por prácticas colusorias, pues según el Indecopi se acreditó que estas farmacias coordinaron para incrementar los precios de 36 productos desde enero del 2008 a marzo del 2009.

Pero, ojo, los consumidores no hemos sido los únicos perjudicados. Estas empresas se han hecho el harakiri, no solo han afectado seriamente su reputación sino también se privaron de lograr eficiencias en su interior en aras de competir. Contradictoriamente, afectaron el libre mercado, aquel que justamente  les permite desarrollarse y ser mejores. Pero, además, afectan al sistema. Ya el Congreso anunció que investigará el tema y, seguramente, no faltará un legislador que resucite el fantasma del control de precios, aun cuando la ley lo prohíbe.

También se ha mermado el prestigio de aquellas firmas que sí respetan el mercado. Lo ocurrido castiga la eficiencia de otros.  Para terminar, el Indecopi señala que este hecho “habría impactado negativamente en los consumidores, debido a que en el período investigado, el 88% del gasto de los peruanos en medicamentos fue realizado en farmacias o boticas privadas. En ese mismo período, las cinco cadenas de farmacias representaron el 72% de la venta de productos farmacéuticos”.  Me pregunto ¿Y quién nos resarce a quienes fuimos afectados?