Inmobiliarias buscan nuevos ejes para oficinas corporativas
Inmobiliarias buscan nuevos ejes para oficinas corporativas
Viviana Gálvez Cordova

Se tiene previsto que durante este año se reactive el sector . Los resultados electorales presidenciales han generado una gran expectativa no solo para la dinamización del mercado residencial, sino también para el de oficinas.


“El pronóstico es que nuestra economía surja. Entonces, eso incentivará a muchas más transnacionales que lleguen al país. Por ejemplo, llega una transnacional y necesita 10.000 m2 de . Eso es prácticamente un edificio entero, en varios casos”, comenta Alfredo Rolando, gerente general de Palo Alto Inmobiliaria.

En ese sentido, ¿qué nuevas zonas podrían posicionarse como polos para edificios de oficinas? Los principales referentes son actualmente San Isidro y Surco. El primero está consolidado como el centro financiero de la capital; y el segundo ha logrado posicionarse posteriormente también para oficinas amplias.

Ricardo Cabrera, gerente general de la consultora inmobiliaria CBRE, explica que la expansión “natural” en relación con San Isidro –el centro corporativo por excelencia– es Magdalena y La Victoria, principalmente. “Este año la mayor cantidad de m2 de oficinas prime que ingresarán a Lima estará en Magdalena. Entrarían más de 80.000 m2 de los 170.000 m2 que se incorporarán en toda Lima. Marcaría una especie del inicio de la consolidación de esta zona como eje corporativo, pero veremos si funciona o no”, detalla Sandro Vidal, gerente de Investigación de Colliers.

El especialista explica que entre  las ventajas de este distrito se tiene su cercanía a San Isidro pero con facilidades de acceso y  precios más baratos; su soporte comercial a través del centro comercial Real Plaza Salaverry; y su ubicación cercana a zonas con mayor población, como San Miguel, Pueblo Libre y Miraflores. “Es una zona de encuentro”, señala Vidal.

Por su parte, La Victoria –entre la torre de Interbank en la Vía Expresa de Paseo de la República y la avenida Canadá– también presenta ventajas para el desarrollo de oficinas. Cabrera destaca, por ejemplo, que los requerimientos para estacionamientos no son tan altos y los parámetros de altura permiten varios pisos. El especialista de CBRE incluye también a La Molina y Ate dentro de los polos por desarrollar para el mercado de oficinas, como extensión de Surco. “Posiblemente, con la construcción del metro de Lima [línea 2] sí sea una zona más atractiva para hacer oficinas por allá. En la zona donde está el Mall Aventura Plaza (en Santa Anita), ya hay áreas donde ciertas empresas se han dedicado a hacer oficinas”, detalla Cabrera.

De hecho, la cercanía a ejes viales que permitan el fácil acceso a la zona resulta muy relevante para el desarrollo inmobiliario de este tipo. Por ejemplo, la Vía Expresa de Paseo de la República, la avenida Javier Prado y Evitamiento son vías que han beneficiado al potencial de Surco y San Isidro. “Siempre se debe buscar ejes viales importantes que te generen los medios de transporte”, anota Cabrera. Vidal agrega que otro factor relevante es que exista un componente comercial ya funcionando.

Actualmente, las oficinas cuyas áreas tienen entre 30 m2 y 50 m2 siguen ganando mercado. Estas oficinas están dirigidas a pequeñas y medianas empresas, y profesionales independientes; y su mercado es más para la venta que para el alquiler, explica Cabrera.

Cabrera también menciona la posibilidad de que se desarrollen ciudades satélites de oficinas tipo B –que no son prime–, tal como sucede en Santiago de Chile. Así, identifica que estas se pueden desarrollar al este y sur de Lima (Huachipa y Lurín, respectivamente). Pero reconoce que una tarea pendiente es desarrollar transporte público eficiente que permita el acceso a esas zonas.

Vidal, por su parte, destaca la zona norte de Lima. “Tiene las condiciones, pero aún no hay iniciativas. Por ejemplo, la Panamericana Norte está cerca de los ‘malls’ (Plaza Norte y Megaplaza)”, explica. 

San Borja

Entre los nuevos polos para oficinas dentro de Lima, la zona alrededor del centro comercial La Rambla en San Borja –cruce de las avenidas Javier Prado y Aviación– gana protagonismo. Sin embargo, esto no significa que el distrito en su conjunto lo sea.
Ricardo Cabrera, gerente general de la consultora CBRE, señala que San Borja no tiene terrenos de gran extensión y sus parámetros para la altura no son tan favorables.  Incluso, la zona alrededor de La Rambla tiene espacios acotados.

Sandro Vidal, gerente de Investigación de Colliers, indica que esta zona tiene buena ubicación: cercanía a la estación del metro de Lima,  proximidad al acceso de la vía expresa de Javier Prado y está en la zona comercial del distrito. “No vamos a encontrar otra zona en San Borja donde se pueda hacer este tipo de desarrollo comercial [de oficinas]”, afirma.