A pesar de las peticiones de la organización Freedom For Inmigrants, desde agosto pasado ICE no reactivó el servicio, por lo que la organización presentó una demanda en el Tribunal Federal. (Foto: Pexels/Referencial)
A pesar de las peticiones de la organización Freedom For Inmigrants, desde agosto pasado ICE no reactivó el servicio, por lo que la organización presentó una demanda en el Tribunal Federal. (Foto: Pexels/Referencial)
Agencia Bloomberg

Ante la nueva competencia de algunas de las compañías de medios más grandes del mundo, está mostrando su mayor ventaja: lleva la delantera en el extranjero.

La empresa de streaming tiene más de 90 millones de clientes fuera de Estados Unidos y Canadá, incluidos 47,4 millones en Europa, Oriente Medio y África; y 29,4 millones en América Latina, según un documento regulatorio publicado el lunes.

La compañía dio a conocer la información con el objetivo de preparar a los inversionistas y analistas para su próximo informe de resultados, en el cual detallará por primera vez los datos financieros que maneja en las cuatro regiones.

La presencia en el extranjero ubica a Netflix muy por delante de rivales de streaming como Disney+, de Walt Disney Co., que se lanzó el mes pasado, y HBO Max, de AT&T, cuyo lanzamiento está programado para mayo. También ayuda a compensar la desaceleración de Netflix en su país de origen.

De acuerdo a los datos compartidos por la firma, tiene más de 60 millones de clientes en EE.UU., lo que representa más de la mitad de los hogares con banda ancha. Pero está caminada a registrar su menor número de adiciones de clientes desde que la compañía separó su servicio de streaming de su negocio de DVD, en el 2011.

Netflix se autodenomina como un servicio global y ha apostado su futuro a construir una red de televisión que sea tan atractiva en Brasil, Francia y Japón como en casa. El cofundador y director ejecutivo de Netflix, Reed Hastings, ha mencionado en reiteradas oportunidades a Facebook y YouTube como dos gigantes tecnológicos que busca emular. Cada uno tiene más de 2.000 millones de usuarios, aunque esos servicios son, por lo general, gratuitos.

Por otro lado, la empresa lanzará el próximo año más de 130 temporadas de programas de otros países, con lo que superará la producción local de la mayoría de las compañías estadounidenses de medios.

“Muchos de estos títulos que tienen un gran impacto en el país donde se producen también tienden a viajar por toda la región, a veces por todo el mundo”, dijo a la prensa el director de contenido de la firma, Ted Sarandos, en octubre.

Netflix ha agregado alrededor de 28 millones de clientes en Europa en los últimos tres años, y está encaminada a alcanzar la mayor cantidad de adiciones brutas que haya registrado hasta ahora, todo mientras aumenta los precios. El cliente promedio en la región EMEA paga US$10,26, la tasa más alta fuera de EE.UU. y Canadá.

Asimismo, la plataforma ha publicitado su crecimiento en América Latina a lo largo de los años, y la presentación del lunes revela que tiene más de 29 millones de clientes en la región. Eso corresponde a aproximadamente un tercio de los hogares con banda ancha.

La región de Asia-Pacífico representa la mayor interrogante, especialmente porque la empresa quiere captar a consumidores que son susceptibles a los precios. En ese sentido, está experimentando con planes de menor costo en India e Indonesia, países que albergan a más de 1.500 millones de personas.

Los inversionistas de Netflix tendrán una mejor idea de su avance el 21 de enero, cuando la compañía tiene previsto publicar sus resultados del cuarto trimestre.