La idea consiste en una nueva metodología que pasa porque las empresas muden su estructura y se conviertan en entes más ágiles. (Foto: Agencia)
La idea consiste en una nueva metodología que pasa porque las empresas muden su estructura y se conviertan en entes más ágiles. (Foto: Agencia)
Marcela Mendoza Riofrío

Diez años atrás Microsoft era el rey, su sistema de ventas basado en las licencias (te cobro por usar mi receta secreta) la norma y todo aquel que proponía usar el software libre o de código abierto, un idealista con muy poca presencia. Hoy la tendencia es a la inversa.

Como ejemplo vale mirar a un solo proveedor del sistema alternativo, Red Hat, quien ya factura US$3,5 mil millones al año, está en la lista Fortune, proyecta duplicar su número de empleados en dos años, es socio del gigante Alibaba en la nube y tiene a Microsoft entre sus aliados.

En la actualidad no hay empresa de software global que no tenga soluciones en las que se usa el código abierto. De hecho Android (de Google), es el sistema operativo más utilizado en los móviles y ha basado toda su arquitectura en código abierto.

Y en el ámbito corporativo tenemos que desde IBM hasta el mismo Microsoft lo tienen como base en sus soluciones. Es cierto que todavía venden muchos productos por licencias, pero ellos mismos aceptan que apuestan por incrementar el alquiler y buscar ganancias en el soporte y el mantenimiento de soluciones que han sido elaboradas con un código libre de secretos. 

Perú no es ajeno a esta tendencia de adopción de soluciones abiertas a nivel global. Diego Francia, gerente de ventas para Perú de Red Hat, nos cuenta que tienen cinco años en el país creciendo a un ritmo de 25% anual.

Hace diez años apenas si tenían alguna presencia en pequeñas comunidades promotoras del software libre y la gran mayoría de empresas no los tenían en su radio de opciones, comentó. 

El mercado todavía no está maduro, pues es necesario explicarles a los empresarios qué significa el software de código abierto y cómo funciona el sistema de facturación de proveedores como nosotros, pero ya lo valoran como una alternativa, aclaró Mauricio Cáceres, gerente de soluciones para Perú y Chile.

El negocio es distinto, añade, pues no te cobro por venderte un software en particular, sino que te ofrezco un servicio anual por ayudarte a sacar provecho a un conjunto de herramientas desarrolladas con código abierto.

"El programador gana un muy buen sueldo por elaborar su producto, pero deja el código abierto para que alguien más lo pueda usar. Y nosotros solo cobramos por el soporte", explicó.

EN LA NUBE
El foco de la oferta que estamos impulsando ahora en el país y la región se centra en las soluciones en la nube y móviles que permiten facilitar la transformación digital, refirió Cáceres.

De hecho la reciente alianza con Alibabá es para ofrecer sus servicios en la nube. El factor diferencial es mantener la filosofía abierta, es decir "no amarrarlos" a un proveedor, sino dar valor agregado en el servicio de soporte para mantenerlos como clientes, agregó Diego Francia.

Lee más de Economía en...