¿Es rentable para un peruano ser deportista olímpico?
¿Es rentable para un peruano ser deportista olímpico?
Alfredo Luna Victoria Vereau

Un deportista peruano pasa por mucho para llegar ser parte de los . No sólo son retos físicos. Para llegar al gran evento deportivo es importante invertir en uno mismo. Lo normal es que la mayor parte de los gastos sean cubiertos por los patrocinadores, pero en el Perú estos llegan después de los juegos.

Según la revista Deporte y Negocio, el taekwondista peruano, Peter López, que participó en los juegos de Pekín 2008, gastó entre 2.500 y 3.000 dólares mensuales para prepararse. 

Estimando el tiempo de preparación de 47 meses, un deportista peruano llegaría a invertir 141.000 dólares en su preparación olímpica. Y eso que el taekwondo es un deporte físico que no necesita mucho equipamiento. El precio podría variar dependiendo de la necesidad del deporte.

¿Llega a ser rentable ser un deportista olímpico?

La respuesta varía desde “gracias por participar” hasta bastante dinero.

En la escala de premios, el máximo ente deportivo del Perú (IPD), entregará 200.000 nuevos soles a los exponentes, categoría individual, que alcancen a subir al peldaño máximo del podio. Por la presea plateada se dará 100.000 y por la de bronce 75.000.

Comparado con el gasto invertido, aun los deportistas que obtienen una medalla terminarían en déficit.

Una opción de financiamiento son los patrocinios, pero en el Perú sólo el 52% de quienes clasificaron a Río 2016 son patrocinados. Recompensas posteriores pueden llegar en la venta de imagen para publicidad.

El Comercio conversó con Eduardo Flores, Director General de Toque Fino, agencia de marketing deportivo acerca de los patricionios. Flores manifestó que en el caso de Peter López una marca llegó a ofrecerle 25.000 dólares si quedaba dentro de los tres primeros puestos.

Asimismo, Flores destacó que los premios no son iguales para todos, pues cada deporte tiene características distintas. Según el agente, las marcas habitualmente suelen ofrecer bonos por alcanzar un objetivo, superar su propia récord, quedar entre los 25 o 15 primeros.

Pero todo es a posteriori. Los deportistas peruanos se ven obligados a invertir por su cuenta.