Redacción EC

En cinco años al frente de la , nos ha llevado al podio de la en dos ocasiones, devuelto el estilo de juego característico del país y, lo más importante, nos llevó de regreso al .

Nadie duda que el plantel actual está en la capacidad de luchar grandes cosas. Hace cinco años, sin embargo, no presentaba esta imagen tan nítida.

El mismo fenómeno se observó en la cotización de nuestros seleccionados. Con el pasar de los años, la gran mayoría se ha apreciado y todos juegan fuera del país.

Claro que hay algunos cuyo pase se ha depreciado, fruto del paso del tiempo, como el caso de Paolo Guerrero. El depredador estaba cotizado en US$7,2 millones en el 2015, según Transfermarkt. Hoy, el delantero del Inter brasileño vale US$2,5 millones.

Otro caso es el de Jefferson Farfán, cuyo pase cayó desde US$13 millones en el 2015 a US$1,1 millones en la actualidad.

Por el contrario, hay jugadores cuya cotización ha crecido mucho en estos cinco años, como Raúl Ruidíaz y Luis Abram. El delantero del Sounders vale US$7,2 millones; en el 2015 su pase costaba apenas US$558.000. En el caso del central de Vélez, se ha apreciado desde US$307.000 en el 2015 hasta US$9,4 millones en la actualidad.