Uber termina con el socialismo en China
Uber termina con el socialismo en China

(Bloomberg). (Tim Culpan). Kalanick, el máximo responsable de , tomó una decisión pragmática y decidió fusionar las operaciones en de la compañía con las del rival local de viajes compartidos Didi Chuxing, dirigida por Liu. La valoración del grupo combinado ascendería a los US$35.000 millones, según dijeron personas con conocimiento del tema a Bloomberg News.

En lo que sería el eufemismo del año, Kalanick resume sus motivos para la estrategia en un blog con la siguiente frase:
“Tanto Uber como Didi Chuxing están invirtiendo miles de millones de dólares en China y ambas compañías aún deben obtener beneficios allí”.

Uber ha perdido más de US$2.000 millones en China, dijeron las fuentes. Como parte del acuerdo, los inversores en Uber China, una entidad que pertenece a la matriz de Uber con sede en San Francisco y a Baidu entre otros, obtendrían una participación del 20% en la compañía combinada. Esa permuta de acciones equivale a unos US$7.000 millones caídos del cielo para los accionistas de Uber China, pero por desgracia, no se trata de un pago en efectivo.

Aun más espectacular para Uber es que Didi realizará una inversión de US$1.000 millones en la firma estadounidense. Ese es el efectivo que necesita Uber para financiar su expansión global. (Como una acotación al margen, si consideramos que Apple compró una participación en Didi, esta transacción en teoría convertiría a Apple en uno de los accionistas de Uber).

El acuerdo se produce en un momento oportuno y probablemente se hizo así deliberadamente. Beijing recientemente dio a conocer nuevas normas para la legalización de los servicios de viajes compartidos, disipando cualquier incertidumbre legislativa existente.

El mes pasado escribí sobre cómo una tregua podría tener ramificaciones más allá de China. Los vínculos de Didi en el extranjero con empresas de la talla de Lyft, Olacabs y Grab la convierten en una amenaza global, una que Kalanick debe abordar rápidamente si desea poner fin al enorme socialismo de los viajes compartidos que está transfiriendo el efectivo de los inversores a los conductores independientes.

Kalanick también escribe en la publicación del blog que se mencionó anteriormente que “como empresario, ha aprendido que para ser exitoso se debe escuchar tanto a la mente como al corazón”.

En realidad, Kalanick ha comenzado a escuchar a los inversores. Un claro indicio de que el socialismo se va a terminar para que el capitalismo pueda comenzar.

TAGS RELACIONADOS