Volvo señala que en el segmento de larga distancia sí tienen una expectativa positiva y podría. Este , incluso, podría recuperarse a fines de año.
Volvo señala que en el segmento de larga distancia sí tienen una expectativa positiva y podría. Este , incluso, podría recuperarse a fines de año.

Por segundo año consecutivo, se estima que la venta de vehículos pesados en el mercado peruano –que incluye camiones, tractocamiones, minibús y ómnibus- vuelva a retroceder, y no será ajeno a esta realidad.

MIRA: ¿Cuáles son las normas sanitarias que se han flexibilizado con el nuevo plan Sicovid?

La marca sueca, si bien no se anima a dar proyecciones de venta, afirma que definitivamente caerán este 2020 y que aún no hay un panorama claro de cuándo se dará una recuperación. “No tenemos manera de evitar el descenso, han sido tres meses en los que prácticamente no hemos facturado y que todo ha estado paralizado”, enfatiza Percy Riveros, gerente comercial de posventa de Volvo Group Perú.

Recuerda que en el 2019 se comercializaron un total de 12.340 vehículos pesados; mientras que Volvo colocó 1.360 unidades, cifra similar a la del 2018, manteniendo un market share de 24% respecto en el segmento de camiones de 16 toneladas a más.

Comenta que al empezar la cuarentena priorizaron las demandas que el Gobierno estableció y se adaptaron a solo realizar servicios de emergencia para las flotas de vehículos que estaban habilitadas para operar, como las relacionados a la comercialización de productos esenciales y a la distribución de combustible. “Tuvimos que establecer una serie de actividades totalmente diferentes y utilizar en mayor medida la telemetría, como parte de nuestro servicio posventa. Esta es una herramienta de conectividad que permite saber la ubicación de los camiones, si están parados o no, los kilómetros recorridos, entre otros detalles básicos para nuestros clientes”, detalla.

También actualizaron sus sistemas de comunicación y lanzaron su ‘e-commerce’ para la venta de repuestos, a fin de atender la demanda.

MOVIMIENTO DE FLOTA

Riveros señala que, hasta antes del 16 de marzo, Volvo en el segmento de camiones de larga distancia manejaba un nivel de optimización entre 85% y 90% de flota activa con ratios de 200 km diarios (recorrido promedio en el transporte de carga); pero cuando empezó la cuarentena está cayó a la mitad, es decir, entre 45% y 46% de flota activa con una utilización diaria de 75 km, según el servicio de monitoreo que realizan para sus clientes.

En tanto, en el segmento de camiones para la minería –donde participan en las 16 principales minas del país- el golpe fue más duro. “La flota activa pasó de 85% a 33% y de 8 horas de producción por camión a solo 2,5 horas diarias, prácticamente estaban parados. Son pocas las minas, especialmente las del norte, las que han tenido algunas actividades”, acota.

Indica que, después de tocar fondo, la actividad en el caso de camiones de larga distancia se ha recuperado y ya está a niveles del 79% de flota activa con un nivel de utilización diario de 160 a 175 km diarios. No obstante, en minería no se ha tenido el mismo repunte, ya que todavía están al 55% de flota activa; es decir, casi la mitad de la flota en minería está parada, precisa.

Lo que sí ha notado es movimiento del transporte de personal, del cual también participan, en proyectos mineros como Las Bambas, Cerro Verde, Constancia y Antamina. “Aquí tenemos una flota activa de hasta 65% con los clientes de buses. En cambio, el transporte para turismo está parado y el interprovincial opera al 15%”, refiere.

PREVISIONES

El ejecutivo considera que las mineras todavía tienen un stock importante, por lo que proyecta que el movimiento de camiones aún no se recuperará del todo. “Las minas tienen que empezar a liberar sus niveles de stock de producción que no han podido colocar, debido a la paralización de las operaciones por el COVID-19 y esto les tomará unos meses más. El Callao, que es que es el centro logístico de todo, está stockeado no hay donde poner más oro, cobre , mas zinc, entre otros”, asegura Rivero.

Indica que aún se tiene que ir midiendo el comportamiento del mercado interno y externo, y ver cómo el Estado seguirá promoviendo los motores de la economía como la minera y la construcción, sectores en los que participa la firma.

“En el tema de larga distancia sí tenemos una expectativa positiva y podría, incluso, recuperarse a fines de año”, confía.

Volvo tiene un parque importante en el país, cercano a los 16.000 camiones, incluyendo su marca Mack. Además, revela que la división posventa representa entre el 40% y 50% del negocio general de la empresa.

NOTAS RELACIONADAS

VIDEO SUGERIDO

¿Cómo se viajará a provincia mediante la vía terrestre?