AETAI también ha pedido la creación de un grupo de trabajo sobre el sector aerocomercial para ir definiendo algunas etapas de la reapertura, que se daría de manera gradual.  (FOTO: AFP)
AETAI también ha pedido la creación de un grupo de trabajo sobre el sector aerocomercial para ir definiendo algunas etapas de la reapertura, que se daría de manera gradual. (FOTO: AFP)
María Claudia Medina

Si bien el ministro de Transportes y Comunicaciones, Carlos Estremadoyro, ha considerado que aún no es momento para retomar los , la Asociación de Empresas de Transporte Aéreo Internacional (), considera que, si el Estado de Emergencia concluye el 31 de agosto, se podría retomar los vuelos desde setiembre con algunos países vecinos que mantienen sus fronteras abiertas.

MIRA: IATA: Aerolíneas de la región no sobrevivirán solo con vuelos nacionales

Hemos solicitado una reunión con el ministro para tener un poco más claro el panorama. Más aún cuando el ministro de Defensa indicó -con datos del Ministerio de Salud- que el transporte aéreo y el terrestre no son contribuyentes al rebrote de contagios”, comentó Carlos Gutiérrez, gerente general de AETAI.

Explicó que también han pedido la creación de un grupo de trabajo sobre el sector aerocomercial para ir definiendo algunas etapas de la reapertura, que se daría de manera gradual.

La idea es que no pase lo ocurrido con los vuelos nacionales, donde se cerraron operaciones importantes en Cusco o Tacna. La disposición se tuvo que acatar, pero lo ideal sería que haya un poco de anticipación para evitar un desgaste operativo adicional”, precisó.

Dentro de su pedido inicial para reiniciar vuelos, AETAI planteó que estos se realicen desde el 1 de setiembre, pero dada la cercanía de la fecha, esperan poder iniciar hacia la quincena, con todos los protocolos que vienen aplicando en vuelos nacionales y que implementaron durante los vuelos humanitarios.

Está Uruguay, pero en la región también tenemos a Brasil, México, Ecuador, Costa Rica y el mismo Estados Unidos, es cuestión de hacer el monitoreo con los otros países. A partir de setiembre, Colombia también iba a empezar a abrir sus fronteras”, indicó.

El cierre de fronteras que provocó el coronavirus le viene costando a las aerolíneas en todo el mundo alrededor de US$84 mil millones, según IATA. En el Perú, las pérdidas ya suman US$2 mil millones. (Foto: Jesús Saucedo/ GEC)
El cierre de fronteras que provocó el coronavirus le viene costando a las aerolíneas en todo el mundo alrededor de US$84 mil millones, según IATA. En el Perú, las pérdidas ya suman US$2 mil millones. (Foto: Jesús Saucedo/ GEC)

Coincidió con el ministro de Transportes en que los viajes de ocio recién se van a tener en el 2021, pero también señaló que muchas personas se quedaron fuera por trabajo o temas de salud y tienen la necesidad de que se restablezca la movilidad.

En cuanto a la situación de las , dijo que en múltiples ocasiones han explicado las medidas de apoyo que requieren con urgencia hasta que puedan operar con normalidad, entre ellas también incluye las facilidades tributarias.

Una de las medidas pasa por otorgar líneas de crédito a la industria, también tenemos otras medidas respecto del IGV, el pago de impuestos, reprogramaciones de este tipo de pagos. Son condiciones que hemos planteado para aliviar un poco la situación. Lo peor que nos puede pasar es repetir lo de Avianca”, advirtió.

IMPACTO EN EL SECTOR TURÍSTICO

El futuro incierto de la reactivación de los vuelos internacionales también viene impactando al .

Cada vez que se empuja la fecha de reanudación, se producen cancelaciones de reservas futuras. Muchos viajeros cambian sus planes hacia destinos donde existe mayor certeza de su reactivación (...) Una estrategia de reactivación y promoción anticipada es clave para destinos donde se reserva con antelación, como lo es Machu Picchu”, anota Hugo Desenzani, CEO de Intursa –brazo hotelero del y socio estratégico de Marriott–.

MIRA: Intursa: “La hotelería tal como la conocemos tardará en regresar”

La Organización Mundial de Viajes y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés) ha previsto que la pérdida de empleos turísticos a raíz del COVID-19 oscilará entre 363 mil y 804 mil empleos. El número final, agregó Desenzani, dependerá en gran parte de las acciones que se tomen para reactivar el turismo, así como de la fortaleza del destino. “Es clave tener un destino seguro con un plan de reapertura y promocionarlo agresivamente”, añadió.

Si bien los anuncios de mantener el cierre de frontera se traducen en cancelaciones, para el caso de los hoteles de Intursa, explicó, tienen una situación financiera sana y planes de contingencia desplegados. Este, no obstante, no es el caso de las microempresas que arriesgan su existencia cada vez que se dilata la reapertura.

Actualmente, Intursa está apuntando en el corto plazo a iniciativas que les permitan captar la mayor parte de la demanda local. “Lamentablemente no hay acción alguna que permita compensar la falta de turistas internacionales. La mejor acción es continuar apoyando al Gobierno para que se tomen acciones de reactivación”, indicó a este Diario.