"La autoridad monetaria peruana, reconocida por su alta calidad de profesionales, confirma ser un benchmark a seguir en la región latinoamericana y en el mundo", indica Rebolledo. (Foto: GEC)
"La autoridad monetaria peruana, reconocida por su alta calidad de profesionales, confirma ser un benchmark a seguir en la región latinoamericana y en el mundo", indica Rebolledo. (Foto: GEC)

La crisis sanitaria trae consigo consecuencias nefastas en nuestra economía: ingresos y recortados abruptamente, aumento de morosidad bancaria, problemas de liquidez y solvencia en las , entre otras. Así, el costo económico de la (8% del PBI en los últimos 40 días en términos anuales) está impactando a la mayoría de segmentos de la demanda interna (desde centros comerciales hasta inmobiliarias).

En esta coyuntura, la percepción de riesgo de incumplimiento de deudas ha aumentado, las rebajas de calificaciones de riesgo se reactivaron y los índices de expectativas empresariales se ubican en niveles mínimos.

MIRA: INEI: Ingreso promedio mensual cayó 13% para trabajadores profesionales

Ante esta situación crítica, el Banco Central no ha escatimado esfuerzos por poner a disposición de la ciudadanía todas las herramientas que tiene a su alcance. Con estas medidas, la autoridad monetaria intenta brindar oxígeno a la economía local y contribuir a su reactivación.

Una primera medida se centra en los dos recortes consecutivos de su tasa referencial para llegar al nivel mínimo histórico de 0,25%, claramente una de las acciones más audaces en la región. Cabe señalar que sobre esta tasa se anclan la mayor parte de tasas de mercado y aunque la trasmisión a estas últimas no es ni directa ni inmediata, este descenso brinda alivio al financiamiento empresarial (tasas corporativas de corto y medio plazo) y personal (tasas hipotecarias).

Una segunda acción se refiere a la subasta de recursos a entidades financieras para que, a su vez, estás los coloquen a sus clientes empresariales a tasas de interés bastante bajas dada la garantía gubernamental de los préstamos (operaciones repo de cartera garantizada). De esta manera, vía una subasta competitiva de montos, el BCR intenta lograr la canalización de créditos a empresas, brindando alivio a sus problemas de liquidez y evitando interrumpir la cadena de pagos. A la fecha, se han colocado S/26.848 millones a una tasa promedio de 1,08%.

MIRA: Quienes ganen menos de S/2.400 recibirán pago de CTS hasta HOY: ¿qué sucede con los demás trabajadores?

Una tercera medida se relaciona con la ley recientemente aprobada por el Congreso que permite el retiro de los fondos previsionales hasta por un monto máximo. Esto implica que las AFP se vean obligadas a vender títulos en un momento de desvalorizaciones generalizadas. Las eventuales consecuencias de dicha venta en el mercado local (de poca liquidez) serían una exacerbación en la caída de los precios de las inversiones y, en consecuencia, de las rentabilidades de los afiliados. Ante ello, el Banco Central introdujo un mecanismo para proveer liquidez temporal a las AFP con garantía de bonos soberanos (repos) para evitar una desvalorización brusca de estos títulos. Además, al evitar una potencial caída de precios de dichos bonos, se impide un incremento de las tasas de interés gubernamentales y, por ende, un encarecimiento de los costos de financiamiento. Desde que el BCR brindó esta herramienta, los bonos soberanos se apreciaron más de 3% (no anualizado), ayudado por el retorno de inversionistas extranjeros al mercado local.

Con estas acciones, la autoridad monetaria peruana, reconocida por su alta calidad de profesionales, confirma ser un benchmark a seguir en la región latinoamericana y en el mundo.

__________________

¿Qué es el covid-19?

El covid-19 es la enfermedad infecciosa que fue descubierta en Wuhan (China) en diciembre de 2019, a raíz del brote del virus que empezó a acabar con la vida de gran cantidad de personas.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus designó el nombre de este nuevo coronavirus como SARS-CoV-2.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: las dudas sobre el desconfinamiento aumentan ante una pandemia que no da tregua