Presidente Martín Vizcarra. (Foto: GEC)
Presidente Martín Vizcarra. (Foto: GEC)
Alek Brcic Bello

Editor de Economía y Día1

abrcic@comercio.com.pe

Las expectativas eran altas. En la edición anterior de este semanario, anotábamos que el 21% de ejecutivos de medianas y grandes empresas planeaba escuchar el mensaje a la Nación del presidente por Fiestas Patrias, según la encuesta realizada por Global Research Marketing y la red BNI Perú. Sin contexto, esta cifra podría parecer baja (más aun en la coyuntura actual), pero ha sido la primera vez que dicha actividad aparece en el sondeo en este gobierno.

MIRA: Sin inclusión financiera: Tres formas en las que los peruanos se ven afectados por el uso exclusivo del efectivo

Un par de días antes del discurso, el primer ministro, Pedro Cateriano, adelantó que este se centraría en tres objetivos: el control de la pandemia, las elecciones del 2021 y el relanzamiento económico. Así, con un público expectante y una cancha pintada, el jefe de Estado tenía la oportunidad de ser claro sobre las acciones que llevaría a cabo su Gobierno en los meses que restan hasta el cambio de mando.

Pero eso no ocurrió. La tarde del martes 28, el sentimiento de decepción respecto a la alocución presidencial se podía leer y escuchar en analistas de todos los colores políticos e ideológicos. Si bien es cierto que esperar grandes sorpresas (como lo fueron el referéndum del 2018 y el adelanto de elecciones del 2019) no estaba en los planes de nadie, la intervención del mandatario dejó un sinsabor generalizado.

Sin autocrítica ni rumbo definido, en las casi dos horas del mensaje a la Nación, el presidente no trató ningún tema más allá de la superficie. Con excepción del nuevo bono, en las pocas medidas que sí anunció (como la constitución de un sistema público unificado de salud), no se detuvo a explicar cómo se llevarían a cabo.

Porque, por más que el jefe de Estado mencione que la cartera de proyectos mineros en el país supera los US$57 mil millones, le faltó decir qué hará para impulsar al menos uno de ellos (no basta con presentar la lista de los más importantes). Tía María, por ejemplo, se encuentra dentro de los 48 proyectos que integran la cartera, pero en este Gobierno “no hay forma” de que salga (según manifestó el mismo Vizcarra a principios de año).

Cobre. (Foto: GEC)
Cobre. (Foto: GEC)

Asimismo, sobre la fase 4 de reactivación, que debía empezar este mes pero aún no tiene fecha definida, no hubo una sola palabra. Y esto no fue por falta de novedades. El jueves pasado, la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Rocío Barrios, indicó que los vuelos internacionales podrían retrasarse hasta principios del 2021.

El presidente Vizcarra también dijo que impulsará el desarrollo de megaproyectos de infraestructura (como las líneas 3 y 4 del metro de Lima, que sin dar plazos señaló que ahora se harán mediante el mecanismo de gobierno a gobierno), pero sobre las asociaciones público-privadas no habló. Las medidas para reactivar el empleo privada y promover la alicaída inversión privada (urgentes en esta coyuntura), también brillaron por su ausencia.

Martín Vizcarra dará su último mensaje presidencial en el Congreso, tras un mandato empedrado por crisis de todo tipo. (Foto: Anthony Niño de Guzmán)
Martín Vizcarra dará su último mensaje presidencial en el Congreso, tras un mandato empedrado por crisis de todo tipo. (Foto: Anthony Niño de Guzmán)

Ahora, no es que el mandatario haya ignorado las críticas sobre la falta de fondo de su mensaje. En una entrevista al canal del Estado el miércoles, justificó la ausencia de propuestas concretas diciendo que estas vendrán en el discurso del presidente del Consejo de Ministros al Congreso. “El premier, con el desfase de una semana, retorna al Parlamento para el desarrollo de las medidas”, comentó Vizcarra.

Así las cosas, hoy el Ejecutivo tiene una segunda oportunidad para dar detalles sobre lo hará en el tiempo que les queda en el poder. Aunque, como en la secuela de una película cuya primera parte fue mala, el primer ministro ahora tendrá que hacer el doble de esfuerzo para convencer a la población (y a los congresistas que deben darle el voto de investidura) al momento de presentar los planes que tiene el Gobierno.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO SUGERIDO

Hospital de Cusco colapsa ante el aumento de contagiados