"Debes perfeccionar todos los conocimientos sobre tus clientes", señala el profesor.
"Debes perfeccionar todos los conocimientos sobre tus clientes", señala el profesor.

¿Eres un empresario y te sientes impactado porque has dejado de trabajar o tus ventas se han debilitado considerablemente por esta crisis?

MIRA: Una de cada cinco pymes globales teme entrar en bancarrota en tres meses por pandemia del COVID-19

Pues bien, es hora de tomar el control y gatillar aquellas acciones que te ayudarán a salir de esta etapa. Pero antes es importante entender el contexto: el mundo se ha visto afectado de manera considerable por un virus desde enero de este año. Con este panorama es importante comprender que no existe ninguna receta mágica que asegure cómo salir de esta crisis. Lo que sí debes tener claro es que la solución está en ti mismo.

Recuerda tus inicios como empresario donde brillaste por tu capacidad para visualizar negocios, por tus habilidades para convencer a las personas, por tu fortaleza para luchar y perseverar, por contar con gente comprometida con el trabajo y con satisfacer clientes. Toda una lista de actividades que resume que el activo más importante que tiene un empresario son sus colaboradores y su espíritu resiliente.

En esta última oración están contempladas las “competencias personales de un empresario y su equipo”, pieza indispensable para salir de la crisis. Estas competencias que debes tener y potenciar incluye tres grandes campos: “conocimientos, habilidades y actitudes-valores”.

Es decir, debes perfeccionar todos los conocimientos sobre tus clientes, productos, procesos, competidores, nuevas tendencias y necesidades. Un empresario inteligente como tú, sabe que debe actualizar sus conocimientos ante este mercado que ha cambiado. El consumidor de ahora es más exigente que antes, juzga, critica, muestra su molestia con más rapidez y con mayor razón porque muchos clientes han visto sus ingresos reducidos. Pues bien, tú no sólo debes “conocer” estos cambios, sino principalmente “saber” cómo aplicarlos (habilidad).

Por ejemplo, conocer al revés y al derecho el nuevo protocolo de limpieza: contar con la debida desinfección a la hora de entregar la bolsa de productos al cliente (conocimiento), un espacio ordenado y limpio, el uso de alcohol u otro desinfectante por parte del personal o cualquier forma que aplique a tu negocio; el cliente debe notar que sabes cómo hacerlo (habilidad de aplicación).

También, debes sumar a este conocimiento y habilidad, tus buenas actitudes y valores, que son esa fuerza para poder superar momentos difíciles: por ejemplo, tener actitud positiva para tratar a los clientes vía WhatsApp, ser íntegro en tu accionar para que el cliente sepa que eres diferente a los competidores y que te preocupas por él.

En resumen, para que una pyme puede salir de la actual coyuntura generada por el coronavirus debe potenciar sus conocimientos que se encuentran analógicamente en la cabeza, perfeccionar habilidades que están en sus manos y, finalmente actitudes y valores que podría decirse que están en sus piernas porque le dan el empuje para luchar en momentos de incertidumbre. Autoevalúa, amigo empresario, en qué nivel estás respecto a las 3 partes mencionadas de la competencia personal de un empresario y su equipo, y traza nuevas metas hoy mismo. ¡Las crisis deben convertirse en oportunidades para mejorar y estoy seguro que tú sabrás aprovechar este contexto de forma diferente y profesional!

TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

Respuesta de Ministra María Antonieta Alva

TAGS RELACIONADOS