¿Es posible implementar sistemas híbridos en el Perú? (Foto: iStock)
¿Es posible implementar sistemas híbridos en el Perú? (Foto: iStock)
Brian Ávalos

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El proceso de vacunación sigue avanzando y ya bordeamos el 50% de personas vacunadas con ambas dosis, por lo que, pese a que aún estamos lejos del objetivo, vemos que se va reduciendo el contagio y los efectos de la pandemia. Frente a ello, diversas empresas vienen planificando el retorno al centro de trabajo y evaluando sus sistemas de trabajo.

Una alternativa que se viene analizando es establecer un sistema de trabajo híbrido, es decir, combinar una jornada presencial y otra a distancia. Este sistema podría ser eficiente para el empleador, ya que aprovecha espacios, se generan menos costos operativos y beneficia al trabajador pues reduce los tiempos muertos como el del tráfico y los costos de movilidad, a su vez, concilia necesidades personales.

Mira: Camisea: ¿Cómo impactaría la nacionalización del yacimiento en el sector eléctrico?

La pregunta es ¿se pueden implementar sistemas híbridos en el Perú? Sí es posible, aunque podría limitarse su aplicación si volvemos a un régimen rígido de teletrabajo. Nos explicamos: actualmente se encuentra vigente el trabajo remoto hasta el 31 de diciembre de 2021, el cual es un mecanismo flexible y ha venido funcionando. Si termina el trabajo remoto y no se emite nueva norma, se deberá aplicar la Ley 30036, norma que regula el teletrabajo y obliga al empleador a asumir costos y mayores riesgos frente a accidentes de trabajo. En ese sentido, consideramos que se debería mantener un régimen flexible pues genera empleo y beneficia a los trabajadores, sobre todo cuando se viene utilizando: existen más de 200 mil personas bajo trabajo remoto frente a las 17 mil personas que estaban bajo la Ley 30036.

Por ello, para la implementación de un sistema de trabajo hibrido y evitar contingencias, recomendamos lo siguiente:

1. Celebrar acuerdos con el personal - o el sindicato – para regular este sistema de trabajo. En estos acuerdos se deberá precisar el sistema de jornada (cuantos días en la oficina y en remoto, si va a ser flexible, etc.), las condiciones y beneficios. Las empresas deben explicar los beneficios y efectos del sistema de trabajo hibrido para que la decisión sea aceptada y se evite conflictos posteriores.

Mira: Vuelve Avianca y llega JetSmart al Perú: la guerra que se viene en el mercado aerocomercial | INFORME

2. Establecer una política interna de jornadas hibridas, en las que se busque que cada equipo aproveche la asistencia física para reuniones de coordinación o resolver prestaciones manuales. Las empresas deben capacitar a los jefes para aprovechar mejor este sistema.

3. Controlar la asistencia y cumplir con la desconexión digital. El hacer trabajo remoto no lo excluye del control de asistencia, salvo que sea trabajador de dirección, no sujeto a fiscalización e intermitente con lapsos de inactividad (personal exceptuado de la jornada máxima legal). Es importante que las empresas incentiven a los jefes a cumplir con los horarios pues el principal cuestionamiento ha sido que se labora incluso más que en un trabajo presencial, situación que puede generar estrés, reduce la productividad y genera accidentes.

4. Recomendamos que se establezcan mecanismos de reversión si el sistema no funciona. Se puede medir la productividad mensual o anual para ver si está dando resultados. Este tipo de sistemas debe ser evaluado constantemente, buscando que se aplique de forma eficiente y que beneficie a los trabajadores.

5. Se podría evaluar el retorno de personal de riesgo bajo el sistema hibrido, siempre que estén vacunados y sean evaluados por el medico ocupacional. Este mecanismo reduce los riesgos y es un mecanismo transitorio eficiente para el retorno.

Mira: ‘Apps’ de delivery: ¿Cuánto ha cambiado este mercado durante la pandemia y cómo avanza su regulación?

Las empresas deben planificar el retorno del personal, buscando aprovechar los beneficios que ha supuesto el trabajo a distancia. En ese sentido, se debe evaluar si todo el personal debe regresar, si hay forma de mantener el trabajo a distancia o implementar un sistema mixto o hibrido, el cual incluso puede ser transitorio, temporal o permanente. Implementar este sistema no solo trae ahorros importantes para las empresas, sino que beneficia a los trabajadores pues les permite conciliar el trabajo con la vida personal, ahorrar tiempo de traslado e invertirlo en otras actividades. A nivel de selección de personal este tipo de sistema es atractivo para nuevos talentos que tienen cargas familiares.

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué ocurriría si un sismo de magnitud 8.8 sacude Lima?
Así sería un sismo de magnitud 8.8 en Lima.

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS