BVL cerró jornada en azul por alza de precios de metales
BVL cerró jornada en azul por alza de precios de metales
Santiago Dávila Philippon

Los problemas de la (BVL) son estructurales y no de corto plazo. La escasa liquidez de los papeles que se transan en la BVL no es el resultado de la coyuntura económica internacional, sino que viene de tiempo atrás.

La exoneración de pago de Impuesto a la Renta no solucionará milagrosamente los problemas de la BVL, y menos la posibilidad de que la plaza limeña deje de ser considerada un “mercado emergente” y pase a ser un “mercado frontera”.

Sigue a Portafolio también en 

La relativa poca demanda por valores en la BVL es un problema complejo que se explica por la poca cultura financiera del país, que en general no entiende la diferencia entre un ahorro y una inversión (y menos entre distintos tipos de inversión) y que además, es claramente adversa al riesgo: la gente prefiere los fondos mutuos compuestos por deuda de corto plazo o los fondos previsionales de bajo riesgo en vez de los fondos mutuos o previsionales de acciones.

Además de la baja participación de inversionistas no institucionales en la BVL, otro problema que afecta la liquidez es la importante concentración que existe en la adquisición de papeles bursátiles por el apetito de las AFP. Pero los problemas no son solo de demanda. La oferta de valores también es baja y con una alta concentración de empresas en el sector minero, golpeado por la reducción en el precio de los metales y la desaceleración de China.

La solución de estos problemas es la integración de la BVL con otras bolsas de la región que sí son líquidas y pueden proveer a la BVL de la liquidez que no tiene. Esto es además una tendencia natural de los mercados bursátiles y ha ocurrido en todo el mundo, incluido el Perú (recordar que en 1996 la BVL absorbió a la bolsa de Arequipa).

TAGS RELACIONADOS