Saca tu lado infantil con estas escaleras inspiradas en niños - 3
Saca tu lado infantil con estas escaleras inspiradas en niños - 3
Redacción EC

Dicen que los accidentes domésticos suelen ser los más absurdos y los más letales. Estos se potencian cuando se trata de , sobre todo de aquellos que empiezan a tener motricidad porque suelen jalar, empujar, arrastrar, patear, e intentar maniobrar, coger, o todo aquello que implique acción. Responden básicamente a sus impulsos y a veces poco o nada se puede hacer para detenerlos, porque su ímpetu es más rápido que la reacción de los padres para advertirles el peligro. Por eso es mejor considerar seriamente dispositivos que prevengan e impidan que algo los afecte. No se preocupe, la no es mucha. Veamos.

1. Asegurar las ventanas y balcones.
Los numerosos departamentos que últimamente se construyen en Lima son vistosos por sus amplias ventanas y balcones, pero también un riesgo para los bebés. Actualmente, se comercializan mallas. Según Luis Hermoza, gerente general de Securitykids, estas no alteran la estética de las , como sí lo harían, por ejemplo, unas rejas. Además se retiran con facilidad una vez que el bebe crece. Hermoza indica que en este rubro existen calidades, pero la inversión promedio suele ser de S/.32 el metro cuadrado, por lo que el presupuesto dependerá de cuántas ventanas o balcones quiera asegurar. La mayoría de mallas son de nailon y tienen la capacidad para resistir una presión de hasta 80 kilos. Hoy se suelen poner mallas incluso sobre piscinas.

2. Esquinas de los muebles.
Los pequeños que empiezan a caminar no tienen muy desarrollados los reflejos y las esquinas de los muebles representan un riesgo constante. Hay que considerar que la mayoría de los muebles del hogar han sido diseñados para un público adulto y las esquinas de las mesas, por ejemplo, suelen estar a la altura de los niños. Por eso las esquinas y bordes deben cubrirse. Este objetivo lo logran los protectores de esquinas, cuyo precio (por paquete de cuatro) suele estar en promedio S/.10. Mientras los que incluyen la protección de los bordes de la mesa están en S/.39.

3. Descarga de curiosidad.
Uno de los implementos más conocidos y clásicos para la seguridad de bebés y niños son los protectores de toma corrientes. Un paquete de 24 está en promedio S/.23 (también se venden por unidad en ferreterías). Estos evitan que las criaturas metan el dedo o intenten imitar el ejemplo de los adultos de conectar algún . Indispensable.

4. Protectores de perillas.
Gisella Bencich, gerenta de negocios de , indica que la mayoría de productos para proteger a los  bebes que hay en el mercado se han introducido hace no más de 10 años. Las mallas, por ejemplo, son prácticamente una consecuencia de la explosión . Pero también responden al hecho de que hay una mayor atención a estos implementos. Uno de los últimos es para evitar que los niños abran puertas. Se trata de un dispositivo que se coloca sobre las perillas de las puertas. También existen unidades similares para evitar que los niños muevan las perillas de las cocinas y no tener que enfrentar un desenlace grave. Los precios están entre S/.18 y S/.30, dependiendo de la marca.

5. Barandas y rejas.
Las pequeñas puertas de seguridad son también productos clásicos, mas no así las rejas. Las primeras sirven para evitar que los niños vayan en busca del desafío de las escaleras; las segundas para delimitar las fronteras y evitar, por ejemplo, que ingresen a un jardín o se metan a una chimenea. Ambas tienen distintos precios dependiendo del material y los modelos. Las puertas van desde S/.80 hasta S/.170. Por su parte, las rejas tienen precios mayores que van desde S/.200 a S/.420 en las tiendas especializadas.

6. Otros productos.
En la medida en que el mercado lo ha exigido, se han generado nuevos productos. Hoy existen aseguradores de cajones (que evitan que dedos traviesos sean atrapados), clip retenedores de puertas (para evitar cierres bruscos o que los niños se encierren), cojines de seguridad, etc. El presupuesto depende de cuán travieso sea su pequeño y de cómo están dispuestos los muebles de su vivienda. Por eso, es mejor empezar a hacer números y pensar en su bebé.