Módulos Temas Día

Más en Personal

Los efectos de un mal historial crediticio

Rolando Castellares, especialista en temas financieros, explica las consecuencias de mantener un récord crediticio negativo y enumera las centrales de riesgo que los hace público

Fonavistas podrán cobrar sus aportes este viernes en las agencias del Banco de la Nación.

(Foto. Archivo)

(Por Gustavo Muñoz)

Mantener un buen historial crediticio no es una cosa de juego. Esto debido a que con un buen récord las personas pueden acceder a distintos tipos de financiamiento, con ciertas ventajas para la compra de un bien o emprender un negocio.

Antes que nada, es necesario saber que el historial crediticio es un informe en el que se recogen los antecedentes financieros de una persona porque registra sus pagos y deudas. Esta información es empleada por las entidades financieras para saber cómo se desenvuelve un cliente con las finanzas y si pueden confiar en él o no.

Las entidades que forman parte del sistema financiero (bancos, cajas municipales, financieras, cajas rurales, edpymes y otras) valoran el comportamiento crediticio. Sin embargo, hay personas y empresas que están registradas en las centrales de riesgo por malos manejos en sus finanzas. ¿Cómo les afecta esta situación?

Rolando Castellares, especialista en temas financieros, explica las consecuencias que puede haber si es que uno mantiene un mal historial crediticio y qué ventajas tienen los que sí cumplen con sus obligaciones financieras.

REPORTE A UNA CENTRAL DE RIESGO

Quienes incumplen sus obligaciones de pago son reportadas en una central de riesgo, organizaciones (privadas o públicas) que registran o anotan todos los incumplimientos en los que una persona natural o jurídica incurre.

“En el caso de personas naturales, por ejemplo, podrían ser deudas, obligaciones bancarias y no bancarias, como no pagar el alquiler de una casa, la luz, el agua, o el celular, cualquier clase de incumplimiento puede anotarse en la central de riesgo”, sostiene Castellares.

El especialista enfatiza que actualmente la información relacionada a los incumplimientos comerciales es pública, y si uno quiere conocer cuál es su historial crediticio o el de otras personas, puede acudir a diversas centrales de riesgo, dependiendo de qué tipo de rubro sea.

Por ejemplo, está la Central de Riesgos de la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS), en donde se registran las obligaciones que contraen los deudores del sistema financiero, incluyendo
información sobre el total de la deuda directa e indirecta (avales, cartas fianza, cartas de crédito, créditos aprobados no desembolsados, entre otros), los sobregiros en cuenta corriente, las garantías y los créditos castigados, entre otras obligaciones.

Reporte de Deudas SBS

(Foto: Reporte de Deudas SBS)

También, está el Registro Nacional de Protestos y Moras de la Cámara de Comercio de Lima, que registra información sobre el protesto de títulos valores como letras y pagarés; así como las centrales de riesgo privadas, como Equifax (antes Infocorp), Informa del Perú, Data Crédito, XCHANGE y Sentinel Perú.

“Si son títulos o valores, lo más adecuado es que pida esa información en la Cámara de Comercio de Lima. En el caso de las deudas bancarias, todos los bancos están obligados a registrar a los deudores que no les paguen en la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS). Incluso sabrá su calificación, si ha tenido retrasos o cómo está su situación respecto a su deuda”, detalla Castellares.

El especialista enfatiza que los historiales crediticios negativos van a desprestigiar a la persona si esta tiene obligaciones incumplidas. Las entidades que forman parte del sistema financiero no tendrán confianza en ella y evitarán brindarle algún tipo de crédito.

“Si usted averigua mi información comercial o historial crediticio, y ve que le debo a las 11 mil vírgenes, qué me va a querer alquilar su casa o a vender al crédito la refrigeradora que quiero comprar”, comenta.

Para Castellares, si una persona no cuenta con los recursos necesarios para poder pagar sus obligaciones financieras a tiempo, debe ir a su acreedor, conversar con él y refinanciar su deuda. Otra recomendación es estar siempre en búsqueda de otras alternativas de crédito.

Recalca que hay entidades, como los bancos, que están pendientes de ciudadanos con perfiles crediticios positivos para contactarse con ellos y ofrecerles no solamente créditos, sino también la compra de alguna deuda que tenga en otra institución bancaria con mejores condiciones como una mejor tasa de interés.

“Eso ocurre muy frecuentemente, cuando inclusive los mismos acreedores se dan cuenta que usted es muy buen pagador, entonces le ofrecen y se lo van a llevar a usted con costos menores, eso se llama compra de deuda o migración. Los bancos que están en competencia fomentan eso. Si usted está pagando una tasa de 15%, van a venir y le ofrecerán 12%, porque es un buen cliente”, puntualiza.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada