Según información del , en el Perú alrededor del 80% de empresas existentes son familiares.

Para Alexandre Massart, Director Comercial de London Consulting Group, las empresas familiares suelen afrontar diferentes problemas que pueden afectar considerablemente su desempeño en el mercado. Revisa algunos de estos líneas abajo.

1. Falta de planeación estratégica empresarial

En muchas ocasiones, el líder de la organización no se propone trazar su visión a través de un plan estratégico porque se encuentra enfocado en tareas operativas, lo que genera desconcierto y confusión entre los colaboradores, quienes no tienen claro cuál es el camino que debe seguir la empresa, hacia dónde se dirige y por tanto, qué se espera de los colaboradores para alcanzar los objetivos deseados.

2. Inclusión de miembros de la familia en puestos clave de la empresa

Por lo general, los puestos son asignados según la cercanía en relación al vínculo familiar, sin considerar si la persona se encuentra realmente preparada y posee toda la experiencia y capacidad para asumir los retos de sus labores. Es así que se asignan los cargos por vinculo familiar más que por meritocracia. En otros casos, es muy poco común que el trabajador sin vínculo familiar tenga posibilidad de ocupar un puesto de alto nivel, lo que termina desmotivándolos.

3. Falta de regulación en comportamiento y valores familiares

El fundador es permisivo en cuanto a las actitudes o conductas del personal debido a la relación familiar, dando paso a conflictos e incidentes que en muchos casos, repercuten en la estabilidad de la compañía.

Debido a estos problemas, es frecuente que el líder organizacional concentre sus esfuerzos en tareas operativas del día a día, dejando su lado su rol principal como estratega. En ese sentido, Massart brindó algunas recomendaciones para mejorar el desarrollo de las empresas familiares: es importante delegar los puestos sin perder el control de las operaciones, es decir, dar oportunidad a empleados profesionales con habilidades para ocupar puestos de alto nivel.

Por otro lado, los gerentes deben tener un rol estratégico para así mantener el control y asegurar el crecimiento de la empresa, teniendo un plan de acción para los diferentes acontecimientos.

Finalmente, tener un protocolo familiar en el que se establezcan acuerdos y reglas de funcionamiento sobre las diferentes responsabilidades de los miembros de la organización.