Entender mejor el concepto de "caja chica" o las cuentas de ahorro, nos ayudan a administrar mejor nuestro dinero.
Entender mejor el concepto de "caja chica" o las cuentas de ahorro, nos ayudan a administrar mejor nuestro dinero.
Redacción EC

Cualquiera que sea el giro de tu negocio, siempre tendrás una. Muchas veces hemos escuchado la frase "saca dinero de tu caja chica" o "te pago de caja chica, es más rápido". Este concepto hace referencia al dinero en efectivo que está en tus bolsillos para hacer gastos pequeños pero necesarios en el día a día.

Para un , es importante saber cómo gastar mejor el dinero y usualmente, la caja chica está a cargo del administrador del negocio. Muchas veces podemos confundir este concepto con el de cuenta de ahorros.



Ambos instrumentos nos ayudan a mejorar la administración de nuestras o de nuestro negocio. explica cuál es la diferencia entre cada uno de estos conceptos para que puedas usarlos mejor y saber en qué ocasiones te conviene usar el dinero disponible en la caja chica o en tu cuenta de ahorros.

CAJA CHICA
Este dinero se usa para cubrir los gastos de uso diario, tales como como tinta, lápices, copias, artículos de limpieza e incluso café. Son todos aquellos que facilita la continuidad del negocio día día, sin interrupciones.

Lo recomendable es que se vaya añadiendo fondos a la caja chica, que se haga una lista con el detalle de cada gasto realizado y el dinero se guarde en un lugar seguro.

CUENTA DE AHORROS
Este producto financiero es una de los más conocidos. En el guardas tu dinero y, además, recibes un pequeño interés. Como dueño de la tarjeta o de la cuenta puedes hacer retiros, depósitos y transferencias. Además, siempre puedes conocer cuánto dinero tienes en la cuenta y solo puede disponer de ese dinero el titular de la cuenta.

SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS
Ambos tipos de instrumentos te permiten disponer de tu dinero cuando desees. Sin embargo, las diferencias se pueden observar en la finalidad con que se usan, así, mientras la caja chica facilita las actividades del día, la cuenta de ahorros se orienta a darte  un horizonte a futuro: es el lugar que guardará el dinero de tus próximos planes.

Si bien siempre necesitarás efectivo para gastos pequeños, como pasajes, almuerzos u otros, este dinero disponible debería formar parte de tu presupuesto. Así, desde tu cuenta de ahorros saldrá el dinero de tu “caja chica” personal y no afectarás tus finanzas para tus proyectos.