Módulos Temas Día

Más en Personal

¿Cómo utilizar la teoría económica para perder peso?

En el libro 'The Economist's Diet" dos economistas que solían ser obesos escriben sobre sus esfuerzos por perder peso aplicando las lecciones que aprendieron estudiando economía

El libro recopila diversos enfoques conductuales para que las personas puedan tomar buenas decisiones en su búsqueda de perder peso.

El libro recopila diversos enfoques conductuales para que las personas puedan tomar buenas decisiones en su búsqueda de perder peso.

Dos economistas que solían ser obesos dicen que la clave para perder peso es usar principios básicos como la austeridad, el cumplimiento de reglas y metas, y un presupuesto equilibrado.

De acuerdo a Bloomberg, la premisa del libro 'The Economist's Diet' (La dieta de los economistas), escrito por Christopher Payne y Rob Barnett, es reunir ideas de amplios problemas globales y aplicarlas a la conducta dietética personal.

En la publicación, los autores observan que muchas personas viven rodeadas de un mundo de abundancia: en los mercados ricos y desarrollados, la comida barata está en todas partes, por lo que la obesidad se ha disparado. ¿Cuál es su historia y qué nos dice?

EL LIBRO

Payne, un experto en estabilidad financiera, y Barnett, un analista de política de combustibles fósiles, se conocieron mientras trabajaban en Bloomberg y, después de interminables cenas con clientes y almuerzos rápidos en McDonald's, se percataron que estaban en un lamentable estado de obesidad.

Es por ello que, en el libro, escriben sobre sus esfuerzos para perder peso aplicando las lecciones que aprendieron estudiando economía.

Un ejemplo similar al trabajo que procuraron hacer los economistas es el bestseller Freakonomics, publicación que busca explicar cómo el estudio de la economía se relaciona con fenómenos distintos de la vida cotidiana. Para ellos, aquella relación significó perder un total combinado de 120 libras (54,4 kg) en un periodo de 18 meses.

Un argumento principal del libro es que para perder peso, esencialmente necesitamos de la austeridad. Los autores comparan a la obesidad con un gobierno endeudado. Eventualmente, uno tiene que elegir: un incumplimiento catastrófico (un problema de salud) o una reducción incómoda del gasto público (comer menos).

Necesitamos establecer nuestras propias condiciones de escasez en medio de esta abundancia. ¿Cómo es esto posible? Un enfoque, extraído del trabajo del economista especializado en economía conductual, Dan Ariely, es establecer reglas y metas. Por ejemplo, en lugar de tratar de decidir qué comer todos los días para almorzar, solo invente la regla simple de que solo podrá acceder a una ensalada. Elimine la tentación de considerar una mala decisión; aunque esto pueda costarle.

Asimismo, el libro está lleno de diversos enfoques conductuales para que las personas puedan tomar buenas decisiones. Muchos de estos puntos, cabe precisar, no son necesariamente sorprendentes (pero sí altamente efectivos): comprar la comida online para reducir la tentación; generarse el hábito de decir no al pan y a las papas fritas; ordenar siempre el tamaño más pequeño en todo; cocinar en casa, y no comer si no tiene hambre.

Pero una cosa cosa que hace que el trabajo de Payne y Barnett sea distinto al de la mayoría de los libros sobre perder peso es la relativa falta de discusión sobre la nutrición. Son economistas, no profesionales médicos; y ello genera una relación distinta a forjar con la publicación.

La dieta de los economistas no es una mágica. Más bien, es un relato agradable del proceso de pensamiento de dos profesionales no dietistas que se abrieron paso en un sistema que funcionó para ellos, detalla Bloomberg. En última instancia, la economía trata de construir una caja de herramientas para analizar diferentes problemas; la belleza viene cuando ponemos esas herramientas a trabajar en un nuevo espacio.

Lea más noticias de Economía en...

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada