CECILIA NIEZEN /  

Pese a que el Fondo para la Inclusión Económica en Zonas Rurales (Fonie) es, probablemente, la política pública más agresiva e interesante que se ha diseñado para luchar contra la en los últimos años, la forma en que está siendo implementada no permite que sea efectiva, consideró José Luis Escaffi, socio de

En entrevista con El Comercio, Escaffie explicó que el Fonie ha sido creado hasta ahora con S/. 1.000 millones, para proveerle a los 570 distritos más pobres del país, agua y saneamiento rural, electrificación rural, caminos rurales, telecomunicaciones rurales, en combo.

 "Es decir, este gobierno quiere que a esas 570 localidades les llegue esta infraestructura, pues como han demostrado los investigadores Torero y Escobal, en zonas rurales, esos combos de infraestructura permitirían a personas en condiciones de más pobreza, tener mejores oportunidades de acceder mayores ingresos y empleo. Los estudios han demostrado que sus ingresos aumentarían en 20% si llegan servicios e infraestructrura en combo y solo en 9% si llegan por separado", explicó. 

Sin embargo, detalló que, pese a que ya se han transferido cerca de S/.300 millones, se están haciendo muchas pequeñas obras y no se ven combos. "El único combo que se ve, aparece en la tercera transferencia que se ha hecho el 15 de febrero de este año. El año pasado no hubo ninguno", refirió. 

"Los goles en este partido se mide con combos y no con si ya transferimos la plata y los procesos están en marcha. Aquí queremos ver cuántos servicios de agua potable, cuántas carreteras, cuantas telecomunicaciones y electrificación ya están al servicio de la gente en forma simultánea. Ese debe ser el gol", remarcó. 

CAMBIOS NECESARIOS

En ese sentido, propuso que, tal como dice ley Fonie, se usen otros mecanismos, como las y las obras por impuestos, para hacer participar al , y que lidere, en coordinación con las regiones, municipios y sectores, el proceso de identificar combos y subastar por región, en un solo proyecto territorial, todas las aguas potables, caminos y carreteras, todas las telecomunicaciones y electrificaciones de cada región.  
 
"Con esto, lo que vamos a tener es cuatro, cinco o diez grandes contratos, haciendo todo, en lugar de muchos pequeños contratitos o muchos pequeños procesos de administración directa", finalizó.