(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)
Redacción EC

"lamenta la decisión del sindicato de paralizar las labores de sus afiliados" pero no espera disrupciones relevantes producto la de 48 horas que acatan desde el miércoles los miembros del Sindicato Nacional de Obreros de la compañía Backus AB InBev.

Así lo comunicó la empresa a El Comercio mediante un pronunciamiento en el que también explicó que en noviembre de 2017 se habría firmado un Convenio Colectivo por tres años, en el que se establecieron condiciones y beneficios para todos los colaboradores durante el periodo señalado.

No obstante, el Sindicato ha incorporado nuevas demandas y convocado a la paralización de labores de 950 trabajadores de las plantas cerveceras, malteras, de agua y gaseosa en Lima, Cusco, Lambayeque y Arequipa.

En esa línea, la empresa aclaró que los horarios de los trabajadores de la planta de Motupe (uno de los reclamos de los trabajadores) corresponde a la naturaleza del negocio, se encuentra aprobado por el Ministerio de Trabajo (MTPE) y se viene empleando desde hace tres años.

"Su revisión fue acordada en la firma del Convenio Colectivo pactado entre el Sindicato y la empresa en noviembre de 2017. A la fecha, la empresa ha presentado varias alternativas que el Sindicato no ha aceptado", explicó.

De otro lado, y a la par de las negociaciones que vienen siendo mediadas por el MTPE, Backus negó las acusaciones de hostigamiento a los líderes sindicales.

"Backus rechaza que exista cualquier acto de hostigamiento o discriminación hacia o entre sus colaboradores. En este sentido, si identificara comportamientos de este tipo, que no estén de acuerdo a sus lineamientos, tomaría las medidas que corresponda, luego de la investigación oportuna", aseguró.

EL DATO

► Representantes de Backus y los líderes del Sindicato Nacional de Obreros de la compañía Backus AB InBev se encontrarán en una segunda reunión el jueves a las 2:00 de la tarde.