El sindicato de Backus exige cortar los horarios atípicos de trabajo en la planta de la compañía en Motupe; el cese de amenazas a dirigentes; un justo reparto de utilidades, y convocar una nueva concesionaria de alimentos.
El sindicato de Backus exige cortar los horarios atípicos de trabajo en la planta de la compañía en Motupe; el cese de amenazas a dirigentes; un justo reparto de utilidades, y convocar una nueva concesionaria de alimentos.
Paola Villar S.

Los miembros del  de la compañía acatan desde este miércoles una huelga de 48 horas. Se trata de 950 trabajadores de la transnacional que han paralizado sus operaciones en las plantas cerveceras, malteras, de agua y gaseosa en Lima, Cusco, Lambayeque y Arequipa. 

Este miércoles, a través de Twitter, la organización sindical informó que sus representantes se están reuniendo con el viceministro de Promoción del Empleo, David Cuadros, y con el director de la Dirección General de Trabajo del MTPE, junto con la congresista de Nuevo Perú, Indira Huilca.

​En esa línea y mediante un comunicado difundido el miércoles, Backus lamentó la situación y señaló que ha mostrado su vocación de diálogo frente a las preocupaciones del sindicato.

Los trabajadores reclaman tres puntos claves a Backus, explicó Luis Samán, secretario general del sindicato: el cese de horarios atípicos en Motupe, Lambayeque; el reparto "justo" de utilidades y la convocatoria de una nueva concesionaria de alimentos; además aseguran que la empresa ha hostigado a dirigentes.

EL REPARTO DE UTILIDADES

Samán explicó que los trabajores están inconformes con lo que les ha correspondido en el reparto de utilidades del 2017. "La misma empresa reconoció en sus estados financieros que la utilidad neta se incrementó; pero nos han pagado 50% menos que el año pasado", detalló el líder sindical.

Al respecto, Backus aseguró que los colaboradores de la compañía han recibido las utilidades que corresponden de acuerdo a ley y los procedimientos que se utilizan en todas las compañías del grupo.

"La utilidad financiera neta de 2017 mostró un crecimiento de 84% debido principalmente a ajustes contables relacionados con el proceso de integración y operaciones extraordinarias, que afectaron significativamente el resultado de 2016", destacó en un comunicado.

"Estos ajustes no corresponden al crecimiento orgánico de nuestro negocio y no son de ocurrencia reiterada, obedecieron a medidas tomadas puntualmente el año pasado con el fin de cubrir contingencias futuras vinculadas con aspectos legales, castigo de inversiones y bajas de activos fijos", agregó.

OTROS ROCES

La agrupación de trabajadores también ha denunciado hostigamiento hacia sus líderes y demandan el cese de las mismas.

"De manera hostigante cambian de área, modifican horarios, discriminan a los trabajadores por su color, y otros puntos más de perjuicio a través de los haberes. La empresa está mandando cartas notariales amenazando con despidos. No podemos permitirlo”; dijo Samán asegurando que el MTPE se comprometió a pedir a Backus que retire las cartas notariales mencionadas.

Al respecto, la empresa precisó que "respeta y apoya el derecho de todos sus trabajadores para formar y unirse a sindicatos, y para negociar de manera colectiva en apoyo de intereses comunes".

"Como empresa, estamos comprometidos con ofrecer mecanismos para que nuestros colaboradores puedan manifestar sus inquietudes libremente, y generar espacios de diálogo continuo con ellos a fin de escuchar sus posturas e implementar acciones concretas según lo que se acuerde", remarcó Backus.

OTROS PEDIDOS

Según Samán, otros dos puntos que reclaman los trabajadores es el cambio del concesionario de los comedores y la modificación de los horarios de los obreros de Motupe deben trabajar tres domingos consecutivos. "La mayoría vive lejos de la planta y por esta medida casi no pueden ver a sus familias", señaló Samán.

Por su parte, Tony Sánchez, secretario de Frente Único de Trabajadores de Backus también denunció el incumplimiento de un convenio firmado en el 2017 respecto al pago por bono de cierre de pliego, e hizo un llamado a mantener la unidad sindical para defender los derechos de los trabajadores de Backus.

A respecto la empresa aseguró que el sindicato ha solicitado nuevas peticiones, para lo cual se realizó una reunión el martes 10 de abril, queriendo lograr un acuerdo mutuo entre ambas partes.

POSICIÓN DE BACKUS
​En un comunicado enviado a El Comercio, Backus dijo que la empresa respeta y apoya el derecho de todos sus trabajadores para formar y unirse a sindicatos. También lamentó la decisión del sindicato de paralizar las labores de sus afiliados, pues dicen que han mostrado su vocación de diálogo frente a sus preocupaciones en repetidas ocasiones.

En relación si la medida de fuerza afectará sus operaciones en sus diversas plantas, Backus señaló que "no espera disrupciones relevantes producto de esta paralización".