"El mercado laboral premia la persistencia y la perseverancia", dice Temple. (Foto: Shutterstock)
"El mercado laboral premia la persistencia y la perseverancia", dice Temple. (Foto: Shutterstock)
Inés Temple

Frente a la crisis y al extenso , una preparación seria para competir en el es la mejor ventaja competitiva que puedes tener.

1. Enfócate en mirar hacia adelante en cuanto puedas. Perder el trabajo es muy duro y más aún en medio de esta situación. Es importante hacer el duelo, pero trata ponerte en acción sin más demora. Formula bien tu razón de salida y exprésala lo menos negativamente posible.

MIRA: ¿Me corresponde recibir gratificación si me encuentro en suspensión perfecta de labores?

2. No te desanimes antes de empezar. Algunos sectores han seguido operando y otros incluso creciendo. También hemos visto muchos cambios de perfiles en organizaciones que necesitan reinventarse con urgencia. Un 68% de recolocaciones de ejecutivos relativas al promedio de los últimos cuatro años desde la cuarentena, data de LHH DBM Perú, confirma que la fila detrás de esas oportunidades que existen es larga, pero quienes se preparan a fondo las alcanzan.

3. Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo. Prepárate a trabajar muchas horas al día en tu proceso de recolocación. No te distraigas, no pierdas el foco, dedícate a encontrar trabajo.

4. Define bien el valor que ofreces a quien contrate tus servicios. Empieza por definir qué sabes hacer bien, qué te gusta hacer y tus diferenciadores. Establece tus objetivos, trázate metas ambiciosas pero flexibles.

5. Investiga mucho, analiza el mercado a fondo. Descubre dónde están las oportunidades. Prepara tu oferta de servicios para los sectores que hoy podrían estar contratando: comercializadoras, servicios financieros, tecnología, logística, entre otros. Sé muy competitivo.

6. Aprende a expresar bien tus logros y fortalezas. Describe el valor que aportaste y cuantifica esos aportes. Pregúntate: “¿qué es lo más importante que hice en esa posición y qué significó ese aporte?”. Enfócate en el valor que traen hoy tus habilidades, ideas o experiencia.

7. Prepara un currículo corto. Usa tu capacidad de síntesis, incluye logros y resultados. Haz una sola versión que no tenga errores ni vacíos. No pongas nada que no sea 100% cierto.

8. Haz tu lista de contactos e incluye a amigos, familiares, excompañeros de trabajo, amigos de estudios, del barrio, del gimnasio, etc. Renueva esas relaciones interesándote genuinamente por ellos. Quienes te conocen o aprecian pueden darte información valiosa y estarán atentos a las oportunidades escondidas, si saben lo que estás buscando. Jamás les pidas trabajo a ellos: son los “vendedores” de tus servicios, no los compradores.

9. Expande tu red de confianza. No pienses solo en contactos “importantes” ni menosprecies a algunos: nadie es contacto chico. No trates de impresionar sino de generar confianza. Sé cálido, abierto y auténtico. El 82% de nuestros recolocados durante la pandemia lo han hecho gracias a su red extendida. Recuerda que tu reputación se mueve de boca a boca.

10. Revisa tu imagen real y virtual. Audita tus redes, sé coherente con quien eres y lo que buscas. Practica mucho y fílmate en entrevistas virtuales. Muestra tu energía, tu entusiasmo y ojalá tu pasión. Vende tus servicios con fe.

11. No desistas, no te rindas. El mercado laboral premia la persistencia y la perseverancia. Y especialmente apuesta hoy por quienes son flexibles y adaptables y sobre todo, muy resilientes y rebotan con fuerza de las caídas.

TE PUEDE INTERESAR