El consenso de las empresas es llegar a este tercer trimestre a full producción, señala Kallpa.
El consenso de las empresas es llegar a este tercer trimestre a full producción, señala Kallpa.
Leslie Salas Oblitas

El comportamiento del en el mundo sigue sorprendiendo. A inicios de julio el mercado ya daba cuenta sobre el incremento del precio, llegando a los US$2,80 por libra y, ahora, vuelve a subir a nuevos máximos US$2,93 por libra, precisa Katherine Salazar, analista en temas mineros del Departamento de Estudios Económicos del .

MIRA: Exportaciones mineras cayeron 51.8% en mayo de 2020, informó la SNMPE

Esto ha llevado a que las proyecciones se ajusten, estimando una cotización promedio de US$2,70 la libra de cobre para este año, ligeramente por encima de lo esperado al inicio de la pandemia (US$2,40) por la entidad bancaria.

Pero, ¿qué ha llevado a que el precio de este mineral siga avanzando? Las razones son diversas. Katherine Salazar y Ricardo Carrión, gerente de Mercado de Capitales de Kallpa SAB, coinciden en que los factores fundamentales detrás de la subida del cobre son la sólida demanda de China, los problemas de los suministros en Chile y las existencias que, actualmente, se encuentran en mínimos históricos.

En efecto, Salazar sostiene que el país asiático continúa recuperándose (reflejo de ello creció 3,2% durante el segundo trimestre) gracias al impulso a la demanda interna y de un alto grado de confianza en la recuperación económica futura; sin embargo, es latente el riesgo de un rebrote del nuevo coronavirus.

A ello, Ricardo Carrión agrega que la posibilidad de tener una vacuna [contra el COVID-19] que contribuya en la aceleración de la recuperación de las economías, principalmente la china, también es indicador importante.

PROBLEMAS DE OFERTA

Cuando se habla de cobre no solo hay que ver la demanda, también la oferta, dice Carrión, y cuando esta se analiza descubrimos que el mercado chileno –que es el principal productor del mundo- está teniendo problemas para reactivar sus operaciones por temas de contagios y quejas de los sindicatos por las medidas de protección.

Katherine Salazar detalla que en el país sureño, la minera Codelco registró un mayor número de infectados, produciéndose por consiguiente paralizaciones, lo que afectó su ritmo de producción. Algo similar ocurrió en Escondida de BHP Group y Collahuasi de Anglo American Plc., obligando a estas empresas a operar con niveles reducidos de personal para evitar mayor riesgo de contagios.

En el Perú -que es el segundo productor de cobre en el mundo- la situación no es distinta. Las operaciones de algunas minas han estado paralizadas y recién se está retomando la producción de manera gradual, dice Carrión. “Ayer las Bambas emitió un comunicado poniendo en evidencia que hay un conflicto social con la comunidad de la provincia de Espinar. Según informaron atacaron las unidades de transporte que estaban sacando concentrados. Estas noticias evidentemente influyen al hacer un análisis final del precio”, asegura.

El consenso de las empresas es llegar a este tercer trimestre a full producción.

Salazar recuerda, además, que los inventarios mundiales de cobre parecen haber dejado atrás los mínimos históricos que registraron en julio. Actualmente, están en 608.000 toneladas (-33,8% YoY).

RECUPERACIÓN E IMPACTO

Según el reporte semanal del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank el cobre ya se recuperó 40,4% desde su nivel mínimo de marzo, y lleva un incremento de 5,4% desde comienzos de año. “Ya superó el nivel pre COVID-19 y ha vuelto a retomar su tendencia alcista”, señalan.

Ricardo Carrión precisa que si bien la contracción en términos de producción de cobre es del 20%, esto está siendo compensado por el alza del precio que también ha sido de 20%, respecto al año pasado. Esto conllevaría a que los ingresos de las empresas mineras para este 2020, probablemente, sean similares a los del 2019 porque van a vender menos pero a mayor precio.

No obstante, indica que aunque las empresas lograrían un punto de equilibrio, la industria minera no experimentaría el mismo impacto, ya que a menor actividad productiva la interminable cadena de actores (proveedores) se han visto perjudicados.

Al igual que el cobre, la plata y el oro también han tenido incrementos importantes en el precio. Respecto a este último metal, explica que la inyección de liquidez en el mundo ha sido su gatillador. “Las acciones que han estado tomando en la Unión Europea y Estados Unidos para impulsar sus economías, ante la pandemia, genera mayores posibilidades de inflación, de que el dólar se deprecie y, ante ello, el refugio natural siempre es el oro”, concluye Carrión.

TE PUEDE INTERESAR