Cofide compró bonos con garantía deteriorada de la Caja de Lima
Cofide compró bonos con garantía deteriorada de la Caja de Lima

La emisión de bonos de la (Caja Metropolitana) respaldados por créditos deteriorados y vendidos a la estatal (Cofide) puede ser el inicio de un debate sobre la ética de esta última.

Sigue a Portafolio en  y 

El Órgano de Control Institucional de la Caja Metropolitana cuestionó que la operación de bonos por S/.40 millones garantizados por los créditos Caja Gas de la entidad –en situación de pérdida– no haya contado con la participación de una agencia clasificadora que otorgue una categoría de riesgo a la deuda, ni que haya participado una empresa depositaria que custodie el activo de respaldo. 

Si bien los papeles tenían el aval de la , Cofide compró los bonos aun cuando conocía que la garantía estaba deteriorada. Ello porque desde el 2006, Cofide le otorgaba líneas de financiamiento a fin de que coloque préstamos para la conversión de vehículos a gas natural y la adquisición de vehículos nuevos a gas. Pero luego la suspendió por los descalces entre los pagos programados por la caja y los realizados por los clientes, según la clasificadora Apoyo & Asociados.

“A partir del 2011, la nueva gerencia de la caja decidió detener el desembolso del producto [Caja Gas] para poder reestructurarlo [...]. No obstante las medidas adoptadas, en el 2012 la cartera del antiguo Caja Gas continúa deteriorándose”, indicó la clasificadora.

Lo anterior comprueba que Cofide conocía la situación de la garantía, a pesar de que el prospecto informativo de la sociedad titulizadora Acres decía que “el éxito comercial [de Caja Gas] se puede corroborar dado que más del 80% de los créditos han sido pagados en su totalidad”.

Pero el informe de la OCI, hoy tomado por la contraloría para su investigación, presume otros conflictos de interés por demostrar, como el hecho de que los actuales funcionarios de la caja hayan sido empleados de Cofide tiempo atrás. 

Dos casos resaltantes son los del presidente de la caja, , quien anteriormente se desempeñó como gerente de desarrollo y pymes de Cofide, y Óscar Vivanco, quien ahora es gerente general de la caja pero antes fue jefe de operaciones fiduciarias.

En comunicación con El Comercio, el gerente general de Cofide, Jorge Ramos, se apoyó en el hecho de que los bonos estaban respaldados por el municipio. A su vez, la dijo que la operación no esta en su ámbito por ser una emisión de bonos privada.