Campaña navideña 2016: seis consejos de Mibanco para las mypes
Campaña navideña 2016: seis consejos de Mibanco para las mypes

Esta semana se esperaban anuncios en materia económica, por lo menos interesantes, que tuvieran el objetivo de reactivar la economía en la situación actual de .

Las han disminuido en más de 10% respecto al año 2014, los precios de los metales continúan deprimidos, se ha detenido parte importante de la inversión minera en nuestro país debido a los precios internacionales y los . No deseamos realizar un análisis de las políticas macroeconómicas del Gobierno, pero todo esto resulta en un efecto en las finanzas empresariales y personales.

Sigue a Portafolio en 

Es muy sencillo: la producción minera (entre otras) tiene un impacto importante en la economía peruana y con ello el efecto multiplicador que se genera en el consumo y la demanda interna es importante.

Para las empresas se presentan muchos riesgos que deben identificarse, cuantificarse y mitigarse, con los planes de acción específicos, como por ejemplo los planes de contingencia ante el fenómeno de El Niño, que afecta nuestra producción interna y los precios de productos internos ante la reducción en los volúmenes producidos.

Pero es en situaciones como las actuales, cuando el ritmo de crecimiento de las empresas peruanas se reduce (e incluso se contrae), que los problemas internos de la operación de la empresa salen a la luz: procesos de canales de distribución errados o largos, sobrecostos, falta de controles de gastos, problemas en los procesos de adquisición de bienes y servicios, excesos de personal, actividades duplicadas, áreas sobreestimadas, falta de responsables de algunos procesos.

¿CAMBIOS EN LAS EMPRESAS?

Estoy seguro de que a varios les sonarán conocidos estos temas. Y es que cuando las cosas marchan bien, se queda dormida nuestra cultura del control, focalizándonos en vender o producir más, incrementar nuestra participación de mercado y superar a la competencia.

Sin embargo, ahora que las cosas no van al mismo ritmo –ojo, crecer 3% no es malo; al contrario, es bueno; no es posible, ni lógico, sostener un crecimiento de 15% o 20% anual-, ¿qué debemos hacer?

Muchas empresas buscan rápidamente proteger la rentabilidad y los márgenes mediante la reducción de gastos y costos. Ahora vamos a revisar una de estas medidas: la

En muchas ocasiones hemos podido observar que se reduce personal aduciendo la duplicidad de actividades o procesos, eficiencia en tiempos o costos elevados. En casi el 60% de la ocasiones, luego de dos años de ejecutar esta reducción, las posiciones volvieron a ser ocupadas por el mismo número o más personas.

Esto se debe a que la reducción de personal no puede buscar un número de empleados o de costo únicamente, debe buscar la eficiencia, y para ello son necesarias la revisión de los procesos, la revisión del modelo de negocio, la redefinición de puestos (y funciones) y de perfiles. 

Al reducir personal debemos considerar el conocimiento y experiencia que se pierde, el plan de sucesión que debemos replantear, de ser aplicable. Debemos medir el impacto en la productividad general como resultado del posible efecto en el clima laboral.

Una reducción de personal debe ser una actividad controlada, planificada, estructurada dentro de un programa de eficiencia, como puede ser un centro de servicios compartidos o un programa de mejora de procesos. Si no, pasará como cuando hacemos dieta para bajar de peso rápidamente: si no aprendemos a controlar nuestros alimentos, el rebote puede ser peligroso, ¿no es así? 

TAGS RELACIONADOS