En un análisis realizado por Aequales a cerca de 300 empresas, se evidenció que solo el 18% tenían a una mujer en un puesto de máxima autoridad.
En un análisis realizado por Aequales a cerca de 300 empresas, se evidenció que solo el 18% tenían a una mujer en un puesto de máxima autoridad.
Redacción Economía

La situación que actualmente enfrenta el Perú debido a la propagación del COVID-19 ha puesto de manifiesto las necesidades que enfrenta el país, así como las oportunidades que tiene para implementar cambios reales que permitan cerrar las .

En linea con ello, tres especialistas en el tema resaltaron la amplia diferencia que existe entre las responsabilidades del hogar que asume una mujer y las que realiza un hombre. Se trata de Carolina Trivelli, investigadora principal del Instituto de Estudios Peruanos (IEP); Andrea De La Piedra, CEO de Aequales; y Mariana Costa, CEO de Laboratoria, quienes participaron en el webinar “El COVID-19 y las brechas de género”, organizado por el Instituto Peruano de Economía (IPE).

MIRA: Mujeres tendrán un camino más largo para recuperar sus empleos en pandemia por COVID-19

De acuerdo con las expertas, ello trae como consecuencia que, en muchos casos, sean las quienes optan por la flexibilidad en detrimento de su sueldo y perjudicando la dedicación que aportan a sus trabajos.

“Las mujeres tendemos a aceptar menos ingresos, con tal de tener mayor flexibilidad”, afirmó Carolina Trivelli. Sin embargo, indicó que la pandemia nos pone una buena oportunidad para enfrentar y reconocer que podemos no tener que sacrificar ingresos para tener flexibilidad. “Es momento de hablar claro y directo, cambiar la forma en la que se mide el éxito. La entrada de los enfoques digitales nos tiene que ayudar a reducir esa tensión”, acotó.

Al respecto, De la Piedra comentó que las horas que las mujeres dedican a las tareas del hogar, son “casi 3 veces más que los hombres”. Además, indicó que, laboralmente, las mujeres se encuentran en los sectores más afectados por la pandemia. Y, pese al inicio de la reactivación, las mujeres quedarían rezagadas, evidenciando que la división sexual del trabajo también afecta la empleabilidad.

Por su parte, Costa manifestó que el COVID-19 abre una oportunidad para educarse en línea. Sin embargo, esta puede ser desaprovechada, ya que sólo el 45% de mujeres tiene acceso a Internet. “Se debe resaltar el protagonismo que toma la tecnología, no cerrar esa brecha genera más desigualdad”, dijo.

Sobre la presencia de mujeres en los campos STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés), Costa señaló que se debe acabar con estereotipos de género y hacer que estos sectores sean atractivos, tanto para mujeres como para hombres. Por otro lado, enfatizó que “todas las personas en una posición de liderazgo deben comprometerse a diseñar equipos diversos” y que “los hombres tienen que hacer su parte, ya que es un tema que compete a la sociedad y en el que todos debemos estar comprometidos. Empezando por el hogar y el cuidado de los hijos”.

PRESENCIA DE MUJERES EN PUESTOS DE LIDERAZGO

En un análisis realizado por Aequales a cerca de 300 empresas, se evidenció que solo el 18% tenían a una mujer en un puesto de máxima autoridad. Según De la Piedra, esto permite saber que, a medida que van aumentando los puestos de liderazgo, hay una menor proporción de mujeres. “Si indagamos los puestos públicos, las cifras son más alarmantes”, puntualizó.

Además, señaló que, “si bien alcanzar puestos altos mediante la meritocracia es muy importante, debemos analizar que hay una gran diferencia cuando compiten hombres y mujeres”. De acuerdo con su opinión, un ejemplo claro estaría en el sector público, en el que las funcionarias pueden ser víctimas de acoso político; mientras que, en el sector privado, las mujeres pueden enfrentar acosos labores o estereotipos de género. “Este tipo de barreras hacen que la meritocracia no logre su objetivo, y eliminarlas es primordial para que exista una mejor competencia”, explicó.

Carolina Trivelli culminó su participación afirmando que se necesita cerrar las brechas con políticas públicas de acción y no de discurso, ya que el cierre de brechas de género es un tema de interés nacional que mejorará las condiciones de todos los peruanos.

TE PUEDE INTERESAR