Alva recordó que en el escenario base del Ministerio de Economía (MEF) el impacto del COVID-19 es limitado.  (Ilustración: El Comercio)
Alva recordó que en el escenario base del Ministerio de Economía (MEF) el impacto del COVID-19 es limitado. (Ilustración: El Comercio)
Lucero Chávez Quispe

La ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, indicó que “el Perú tiene las fortalezas macroeconómicas para sobrepasar este shock”, en referencia a los efectos del coronavirus en la economía local.

“Nosotros tenemos un espacio fiscal importante que nos va a permitir tomar medidas para capear este temporal”, dijo la ministra en conferencia de prensa.

Entendiendo la fortaleza macroeconómica como el crecimiento sostenido del PBI, inflación prudente, baja deuda pública y una trayectoria a la baja del déficit fiscal, el virus encuentra al Perú en una situación mucho más favorable que varios países de la región, señaló Diego Macera, gerente del Instituto Peruano de Economía.

No obstante, para Carlos Adrianzén, decano de la Facultad de Economía de la UPC, las cifras macro del país no serían suficientes para “soportar el impacto recesivo de coronavirus”, mientras el Perú crece a tasas cada vez menores.

¿IMPACTO LIMITADO?

Alva recordó que en el escenario base del el impacto del COVID-19 es limitado. Pero advirtió que el monitoreo continuará e informó que dicho análisis se verá plasmado en la actualización de las cifras este 31 de marzo.

Respecto a las herramientas del Estado para afrontar los choques externos, el MEF y el Banco Central de Reserva (BCR) tienen capacidad para suavizar el impacto, consideró Macera. Sin embargo, la profundidad de estos golpes es impredecible y, por tanto, la efectividad de la solución pública también lo es.

En esa línea, Enzo Defilippi, exviceministro de Economía, indicó que se deberán mejorar los niveles de ejecución –enfocados en el sector salud–, considerando que, por el lado monetario, el BCR no tendría espacio para reducir más las tasas de interés.

Deuda pública en América Latina. (Infografía: El Comercio)
Deuda pública en América Latina. (Infografía: El Comercio)

“La capacidad del Estado para lidiar con el tema, a pesar de sus fortalezas macro, es limitada. Nos va a pegar, y no por culpa del MEF, sino porque el resto del mundo está afectado; y el MEF no es todo poderoso. Eso sí, las falencias de esta afministración saldrán a relucir y su falta de enfoque”, explicó. Recordó que el gobierno tuvo uno de los peores años de ejecución pública en el 2019.

Macera recalcó que, en estas situaciones, “se espera que los países recurran a una política expansiva”, es decir, a un mayor gasto público y una menor recaudación fiscal. Adrianzén añadió que la solución no pasará por elevar el gasto público, sino en revisar la prioridad de los gastos de cada cartera.

Así, una herramienta de política fiscal es el Fondo de Estindicó que se deberán mejorar los niveles de ejecución –enfocados en el sector salud– de bonanza económica para poder utilizarlos en momentos de recesión o contingencias. El balance del FEF sumó US$5.471,8 millones al cierre del 2019.